jueves, 19 de abril de 2012

Murakami y sus personajes, de nuevo (Reseña de 'Al sur de la frontera, al oeste del sol'.- Haruki Murakami)

Juan Diego Mora (@Juandi_Mora)

Haruki Murakami lo hace una y otra vez. Perfila personajes, los hace reales, cercanos y universales. La historia de Hajime y Shimamoto transcurre en Aoyama (Japón), pero bien podría ocurrir en Madrid, Londres o cualquier otra ciudad occidental. 'Al sur de la frontera, al oeste del sol' es un preámbulo, un prólogo, un pequeño aperitivo a lo que más tarde contaría en su archiconocido 'Tokio Blues'. 

Como en muchas de las obras del autor japonés encontramos temas comunes y personajes fantásticos. Los miedos de Hajime luchan contra su vida profesional perfecta y asentada. Su mujer es el contrapunto, el nexo que mantiene al protagonista en esa vida idílica. El porqué de no dejarlo todo y marcharse con Shimamoto, su amor del colegio, una extraña mujer tan elegante y bella como misteriosa. Su cómplice de la niñez, la única alumna de su clase que era hija única, como él. 

'Al sur de la frontera, al oeste del sol'
Autor: Haruki Murakami
Editorial: TusQuets Editores
Hajime regenta un bar de jazz, como hiciese Murakami en el pasado, tiene una mujer preciosa y unas niñas encantadoras que va a buscar al colegio tras el trabajo. En el pasado había dejado un puesto en una editorial de libros de texto que le angustiba y por fin era feliz. Los miedos e inseguridades del su adolescencia volverán en forma de una bella mujer con una pequeña cojera, como su amiga de la infancia. 

Con este tema tan trillado y manido, del antiguo amor que vuelve para crear un triángulo amoroso y despertar las ascuas del pasado, es utilizado por Murakami de forma brillante. Tan sólo es un pretexto, un pequeño mural de fondo, una excusa. Lo que el autor quiere contar son los miedos que tiene todo hombre en su rutina diaria. Los ¿y si yo? o ¿y si fuera todo distinto?. 

El escritor japonés perfila los sentimientos de tal forma que los hace visuales. El lector va conociendo lo que sucede en la cabeza de Hajime al mismo tiempo que el protagonista. Se sorprende de sus ideas, de sus impulsos y de sus miedos. ¿Qué sucede al pasar la frontera, que hay más allá de mi relación, de mi vida asentada y feliz? 

Esos son los temores de Hajime. Un nuevo personaje fantástico de la literatura de Murakami. Otra vez un hombre con que se debate entre lo que quiere hacer, lo que debe hacer y lo que no sabe si hacer. Una novela de personajes. De historias personales. Del sentimientos.


 “Qué hay al Oeste del Sol- pregunté… No lo sé, tal vez no haya nada. O tal vez sí. En todo caso, es un lugar distinto al que está al sur de la Frontera- dijo Shimamoto”.

 Para concluir, y como es característico en la obra de Murakami, pongo una canción de la banda sonora que sirve de hilo conductor durante el libro:

2 comentarios:

  1. Esta reseña me parece redundante, debo decir que lo que refiere no es la verdadera esencia del libro, esto parece basado únicamente en las primeras páginas.
    ¿Un prólogo?
    Eso es subestimar a Murakami

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho tu reseña, me parece que es bastante acorde a la realidad, a los sentimientos que transmiten el libro. Curiosamente y a pesar de que le tenía muchísimas ganas, no me terminó de gustar tanto como me esperaba. Me pareció una lectura similar a Tokio Blues, como dices, pero menos lograda. No me termino de convenver Shimamoto y quizás por ello no la disfruté tanto como me gustaría.
    Te recomiendo leer Sputnik mi amor, se le parece bastante, pero en mi opinión tiene una calidad bastante superior.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...