jueves, 28 de junio de 2012

Una historia de piratas (Especial saga Martín Ojo de Plata .- Matilde Asensi)

Javier Allué (@javiallulli)

Afilen sus espadas, canten al viento que hincha las velas, desaten los cabos, icen la mayor, carguen los cañones, y preparen los garfios, cuerdas y arcabuces. Al grito de abordaje y fuego, Matilde Asensi cierra una historia que comenzó con ‘Tierra Firme’ y continuó con ‘Venganza en Sevilla’, con el tercer (y último) volumen de la saga Martín Ojo de Plata: ‘La Conjura de Cortés’, un libro agradable sobre piratas, rufianes, aventuras, amoríos y venganza en la España del Siglo de Oro.

Parece ser afirmación probada que el ser humano siempre reacciona ante el infortunio de manera visceral. El hambre, la enfermedad, la muerte y el miedo han sido, son y serán los mejores acicates de la genialidad del Homo Sapiens. Es en época de miseria cuando la mente del hombre se alía con las Musas, dando rienda suelta a la pasión y a la capacidad más extraordinaria que se nos conoce: crear.

'La conjura de Cortés'
Autor: Matilde Asensi
Editorial: Planeta
Cuando la razón produce monstruos, cuando la mente ha de traspasar el umbral del dolor, del sueño y del olvido para poder soportar las desgracias que percibe, el alma necesita un poso nuevo donde asentarse y huir de una realidad que desgarra sus frágiles sueños. He aquí la justificación más primitiva del arte: proporcionar disfrute, goce, evasión. Dicen, con tiento, que quien no lee sólo vive una vez, y que quien sí lo hace vive miles de vidas. Y si es así, cierto tuvo que ser aquello del Siglo de Oro, quizá la época más mísera para el pueblo de ese gigante con pies de barro al que dimos por llamar España. Época mísera, sí, pero (o tal vez precisamente por eso) también esplendorosa. La conquista de un Nuevo Mundo se abría paso. Los españoles dominaban un imperio en el que no se ponía el sol, pero en el que castellanos, criollos, mestizos, zambos, mulatos y colonos se morían de pura pobreza. Mientras tanto, Velázquez y Cervantes, Góngora y Lope, Calderón y Nebrija, Quevedo y el Greco, inscribían sus áureos nombres en la historia.

Éste es el marco en el que Matilde Asensi nos sitúa, en una saga de venganza, de piratas, de traiciones, de la intrahistoria de esa España y, cómo no, de amor. Martín Ojo de Plata no es una gran novela, porque no pretende serlo. Es la historia de una pirata que no lleva garfio ni pata de palo pero que lo compensa con un peculiar parche, labrado en plata robada de manos de los mismísimos Curvo, villanos de esta grande aventura.

La historia, como todo cuento de piratas, comienza con un naufragio. Catalina Solís, joven española que viajaba hacia su condena, sobrevive yendo a parar a una isla desierta, tesoro incluido, de donde la rescata una nueva familia, que le otorga su otra identidad. Catalina alternará, a partir de entonces, entre ella misma y Martín Nevares, atento hijo, grumete, navegante, aventurero, contrabandista y pirata.

La muerte de su segundo padre a manos de los Curvo transforma su vida en un cuento de venganza, la verdadera protagonista en este embrollo, en el que Martín hará tratos con esclavos africanos, asaltará barcos en las aguas del Atlántico, visitará la jubilosa metrópoli sevillana y terminará luchando en templos aztecas contra los descendientes del mismísimo Hernán Cortés para salvar el futuro del Imperio, vengar la suerte de sus padres y lavar su nombre.

Asensi nos regala un estudio pormenorizado de la Nueva España y de Tierra Firme, del lenguaje de la época, de las costumbres corsarias. Afortunadamente, no muere aquí la novela. Como es cierto que en época de crisis el arte consiste en la evasión, aunque sea por pocas horas, Martín Ojo de Plata nos trasladará a otro mundo, donde los sueños y las promesas se cumplen a golpe de espada y timón, con ingenio, nobleza, valor y esfuerzo.

Una saga para volar desde el sillón hasta Santa Marta, para meternos en la piel de Martín, para vibrar o temer por él, para cruzar la espada contra los Curvo, para maldecir la Mar Océana al mando de La Gallarda, para maquillarnos con mercurio, intrigar en la Sevilla imperial y taparnos el ojo siniestro con un parche de plata. Porque esta historia es sólo eso. Es todo eso. Es una historia de bellacos, cañonazos, traición, venganza y amor. Es una historia de piratas.

miércoles, 27 de junio de 2012

Javier Cercas, la otra cara del yoísmo (Reseña de La velocidad de la luz – Javier Cercas)

Rocío Nuñez (@potablava13)

Un joven con una vida más bien mediocre, pero feliz, y con grandes anhelos de ser un escritor reconocido se marcha a Estados Unidos para impartir clases de español en la Universidad de Urbana. Allí conoce a Rodney Falk, su compañero de despacho. Rodney, un tipo muy especial y parco en palabras, se convierte en el mejor amigo y consejero del joven escritor, pero el pasado de este veterano profesor oculta el drama de un combatiente del Vietnam. De aquí nace 'La velocidad de la luz' de Javier Cercas, una historia de amistad que perdura a lo largo del tiempo, de la distancia y de la muerte. 

'La velocidad de la luz'
Autor: Javier Cercas
Editorial: Tusquets
El autor otorga el papel de narrador al joven escritor, quien se supone que a medida que nosotros vamos leyendo, va escribiendo el libro que tenemos entre las manos. He aquí otro caso de yoísmo. En esta ocasión, Cercas peca al exponerse en demasía a sí mismo y de pavonearse por todos los reconocimientos y premios que obtuvo con su obra más conocida, 'Soldados de Salamina'. El autobombo del novelista no tarda en cansar al lector, además, el egocentrismo que desprende el escritor es incomprensible en varios momentos de la novela, alguno de ellos, para más inri, es clave. Uno de los temas principales del libro es justamente ese: el éxito y sus consecuencias, pero también hay otro, quizás el más importante y por el que realmente gira toda la obra: la guerra de Vietnam. 

Cercas se enfrenta a uno de los temas más manidos de la literatura y del celuloide, ya que libros y películas sobre este conflicto encontramos por doquier. El novelista se centra en la vida de un personaje para explicar las consecuencias de la guerra, Rodney, de quien explica los diferentes cambios que sufre a lo largo de su vida por culpa de su participación en ella. Dichos sucesos el autor los narra desde un sentimentalismo que resulta en más de una ocasión empalagoso. Sin embargo, el punto fuerte de la novela es el ritmo; el escritor no se extiende demasiado en detalles que no son de gran importancia para el relato central, excepto en los pasajes de autobombo, va al grano. 

En definitiva, 'La velocidad de la luz' no es precisamente una obra de arte de la literatura española, es más, si no fuera por el triunfo de su anterior novela, me atrevo a decir que podría haber pasado por las estanterías de las librerías sin pena ni gloria. Quizás es que el éxito de 'Soldados de Salamina' ha mermado en este libro a un Cercas que parece buscar el éxito a través de recargadas emociones que acaban robándole naturalidad a la hora de escribir. Esperemos que Javier Cercas algún día deje en el olvido los pasados días de gloria y su palpable obsesión por seguir en la cresta de la ola.

martes, 26 de junio de 2012

El arte de narrar sentimientos y emociones (Reseña de 'La herencia de Eszter' .- Sándor Márai)

Luis Royo Antín (@luisroyoantin)

Sándor Márai (1900-1989) fue uno de esos célebres escritores europeos que vivieron en primera persona la Europa de las dos guerras mundiales, las invasiones militares, la decadencia de la burguesía arraigada en el corazón del continente, la censura patrocinada por los regímenes totalitarios que ocuparon países como Hungría -el natal de Márai- y los exilios de intelectuales en busca de libertad con ánimo de continuar enriqueciendo su obra creativa sin cortapisas. Pese al éxito que su escritura cosechó tras la Primera Guerra Mundial, el autor ha permanecido injustamente olvidado en España hasta hace pocos años, cuando recientes traducciones lo encumbraron a la posición que se merece: junto a otros grandes de la literatura europea como Stefan Zweig

'La herencia de Eszter'
Autor: Sandor Márai
Editorial: Salamandra
Una de las obras que contribuyó a su redescubrimiento y popularidad en nuestro país, ya casi a comienzos del siglo XXI, fue 'La herencia de Eszter'. Escrita en 1939, la novela narra la historia de una solterona que, tras varios años agotando una vida solitaria en una vieja casa de campo con la casi exclusiva compañía de una anciana, recibe la inesperada visita en su casa de Lajos, un viejo amigo de la familia. Lejos de caracterizarse por ser un hombre dado a pasar desapercibido, Lajos -de personalidad muy enérgica y con un humor muy peculiar- se apropió de buena parte de los bienes materiales de la familia de Eszter, acumulando además engaños y deudas pendientes con buena parte de ellos. Por si fuera poco, al margen de este carácter propio de un vividor, años atrás Eszter y Lajos sentían amor mutuo, con sus diferencias en la forma de entenderlo. Quizá por causas del destino, el sentimiento no fraguó. Lajos optó por contraer matrimonio con la hermana de Eszter sin que ésta lo frenase tal vez por temor a emprender una relación con un hombre de carácter controvertido. 

Gracias al minucioso estilo narrativo de Márai, el rencuentro entre Eszter y Lajos pone al lector directamente en la piel de los personajes, haciéndole padecer los mismos dilemas que sufren los protagonistas de la ficción y, por tanto, remitiéndole a sentimientos y situaciones que con probabilidad alta haya vivido en la realidad, pues el libro -a pesar de estar ambientado y escrito hace más de setenta años- habla de relaciones humanas que se pierden y vuelven. Entrar en su lectura implica interiorizar los sentimientos contradictorios que experimenta la pareja tras veinte años sin verse; en un momento en el que el tiempo ha hecho mella en ambos, en el que sus vidas anteriores arrastran el dilema de haber podido resultar perdidas, en el que hay muchas preguntas por responder, en el que las dudas de haber tomado una decisión u otra y los nervios están presentes, en el que hay cabida para decir lo que los personajes no se atrevieron a decirse años atrás, o incluso para las segundas oportunidades.

'La herencia de Ezster' es, por encima de muchas otras cosas, un cúmulo de estados de ánimo que conmueven al lector a través de los intensos diálogos de sus personajes. Tan apenas cuenta con acción, intriga o situaciones proclives a la carcajada limpia. Tampoco pretende dar lecciones a nadie sobre moralidad u otros particulares. Pero, si en una montaña rusa el vértigo y la velocidad se apodera los pasajeros, los lectores de Sándor Márai serán invadidos por emociones y sentimientos. Unos terrenos cuya dificultad a la hora de ser llevados a la literatura no impidieron que el húngaro los cultivase logrando algo extremadamente complicado: la implicación del lector desde la primera hasta la última página de la novela.

sábado, 23 de junio de 2012

Nadie dijo que enamorarse fuera fácil ('Los enamoramientos'.- Javier Marías)

Carlos Gamissans (@gamissans)

Javier Marías es uno de los grandes autores en lengua castellana de las últimas décadas. Su gigantesco trabajo 'Tu rostro mañana' es considerado por la crítica y el público como una de las grandes novelas del siglo XXI. Cuando un autor se vacía de la forma como lo ha hecho el escritor madrileño con esta obra, surgen dudas acerca de su capacidad para reinventarse y aportar algo nuevo desde la perspectiva de su propio universo. 

En este caso, la incertidumbre también rondaba en la mente del autor, como ha reconocido en alguna entrevista.  Temía que 'Los enamoramientos' (Editorial Alfaguara) fuese necesariamente un trabajo de menor enjundia. Sin embargo, el escritor puede estar contento con el resultado de su última novela. Sin traicionar su estilo, Javier Marías logra diseccionar, como si de un cirujano se tratara, el fenómeno del amor en todas sus vertientes; no solo aquellas luminosas y cálidas, sino también las más oscuras e infaustas. 

'Los enamoramientos'
Autor: Javier Marías
Editorial: Alfaguara
En esta ocasión la historia es narrada en primera persona por una mujer, María, que descubre el fallecimiento de Miguel Daverne, un hombre al que ni siquiera conoce. Este suceso, en apariencia trivial, irá cuajando en una serie de acontecimientos y digresiones, típicos en la prosa del autor, acerca de la muerte, el olvido y la memoria. Javier Marías consigue que el lector se sienta de algún modo incluido en el desarrollo de la historia, que va desgranándose a ritmo pausado, con frecuentes altos en el camino para analizar lo que pudo devenir y no ser, o lo que tal vez debió suceder y quedó frustrado. 

El libro se divide en tres partes, centrándose las dos últimas en la explosión del enamoramiento, que se bifurcará en innumerables aristas. El argumento es más sencillo que en otras novelas del escritor, pero no faltan los análisis exhaustivos de las fantasías y sueños de los personajes. La trama, en el fondo, no es más que un artificio bien dispuesto, una carretera limpia a través de la cual fluyen las ideas del escritor. 
Casi como Jaime Joyce en 'Ulises', Marías desarrolla en largas páginas sucesos que apenas ocupan a los protagonistas durante unos pocos minutos o segundos. El escritor consigue viajar una vez más a la psique del ser humano, llegando más lejos que casi cualquier otro autor contemporáneo. 

En resumidas cuentas, Los enamoramientos es una novela que no enamora al primer vistazo, pero conquista poco a poco, a medida que el lector se introduce en un mundo de ficción muy real que alumbra, con sus interrogantes más que con sus respuestas, la incertidumbre de nuestros tiempos. Javier Marías sigue en plena forma con esta novela profunda, concisa a su manera, precisa en su estilo, convincente en su fondo

viernes, 22 de junio de 2012

La solidaridad e Internet, a examen (Reseña de 'Ejército enemigo' .- Alberto Olmos)

Luis Royo Antín (@luisroyoantin)

“La solidaridad ha fracasado”. Alrededor de esta frase pivota 'Ejército enemigo', la última novela de Alberto Olmos. Tal afirmación, pronunciada por el protagonista de la trama, vertebra una crítica sobre la cara de la solidaridad que obedece a la publicidad, a la hipocresía y a jóvenes de clase alta que juegan a cambiar el mundo en su tiempo libre, presentándose como seres moralmente superiores a los demás por el mero hecho de colaborar en una organización y, por ende, de preocuparse por los más desfavorecidos o por el medio ambiente, al contrario que la mayoría de la población.

'Ejército enemigo' pone el punto de mira en las acciones solidarias que nacen para centrarse en el eco que van a tener en los medios de comunicación -con su consiguiente reputación añadida para el autor de las mismas- y no en su importancia para la sociedad a la que van destinadas. Publicidad e imagen frente a efectos reales, frente a quienes se muestran solidarios sin la necesidad de contar con una cámara de televisión delante.

'Ejército enemigo'
Autor: Alberto Olmos
Editorial: Mondadori
Los protagonistas de la vertiente más hipócrita de la acción social no pasan desapercibidos por la novela. Los personajes sacan a relucir en sus profundos diálogos a multimillonarios que gastan miles de euros en suntuosas comidas, mientras piden dinero para que los africanos puedan comer, o a famosos cantantes que se muestran comprometidos con una causa actuando en un concierto benéfico y bien publicitado, a pesar de que donando una mínima parte de su patrimonio podrían salvar vidas y contribuir a un determinado proyecto, sin acaparar minutos en los medios de comunicación y desechando la necesidad de programar un acto solidario para promocionar sus últimos éxitos. 

Píldoras críticas como las referidas van eclosionando contra el lector conforme avanza la trama de la novela; altamente amena y políticamente incorrecta, a semejanza de los estilos y los mensajes que llevan por bandera la película 'El club de la lucha' o las novelas de Michel Houellebecq. En 'Ejército enemigo', Santiago, un joven y cínico publicista, recibe tras la muerte de un amigo un sobre con una palabra que le permitirá acceder a varias facetas íntimas de la vida que éste llevó como activista antes de fallecer. Santiago descubre que su célebre frase, “la solidaridad ha fracasado”, caló hondo en su amigo, haciéndole replantear su papel como cooperante y pasando a formar parte de otro tipo de acción social, alejada de la repercusión mediática y contra la hipocresía solidaria. 

Santiago se sirve en buena medida de Internet para averiguar el cambio de rumbo de su amigo antes de morir. Por ello, aparecen nuevas reflexiones sobre la evolución de la red: desde sus inicios, confusos para los primerizos internautas, hasta la época más reciente en la que, tal y como apunta la novela, “la intimidad ha muerto”. Olmos hace al lector consciente de la inmensidad de datos personales que estamos confiando en plataformas 'on-line' como las redes sociales, en las que es posible conocer -con la única ayuda de una dirección de correo electrónico- el estado de ánimo de una persona, sus aficiones, qué está leyendo o incluso en qué punto del planeta se encuentra en un momento determinado. 

'Ejército enemigo' huye de todo tema clásico (la bondad, la maldad, la amistad, el amor...) para centrarse en la cara menos publicitada y analizada de dos fenómenos actuales y de masas, Internet y la solidaridad, que bien merecen un espacio crítico en la literatura, al nivel del texto de Olmos.

jueves, 21 de junio de 2012

El francés encandilador (Crónica de la presentación de 'Diario de un cuerpo' de Daniel Pennac)

Juan Diego Mora (@Juandi_mora)

Daniel Pennac esperaba fuera de la sala atendiendo a los fotógrafos con cara de niño pequeño al que los focos le ruborizan, que está en un país extraño y al que todo el mundo le felicita en un idioma con menos musicalidad que el suyo, el francés. 

La sala Rioja de el Salón de la Infanta de Ibercaja estaba llena. Lectores de Pennac y doctos en  francés ya que las palabras del brillante escritor agasajaban las carcajadas del personal antes de que la traductora relatase en el idioma de Cervantes la broma con menos gracia que su autor original. 

Daniel Pennac (Casablanca, 1944)
Tras la intervención de Nieves Ibeas, política y doctora en filología francesa, enamorada de la obra del autor, y del escritor Ismael Grasa, Daniel Pennac sacó a relucir su vis más cómica. Nada que ver con el hombre que minutos antes se escondía tras su propia novela para realizar las fotos de rigor. 

El francés comenzó dando las gracias a los presentaciones del acto y lanzó un reto al público. El respetable debía decir un número al azar, relacionado con las edades que narra 'Diario de un cuerpo' para que el autor leyese el pasaje. Leyese interpretando, sugestionando al público y provocando las carcajadas de los asistentes. No hacía demasiada falta 'coger al vuelo' todas las palabras en el idioma original. Sus gestos, su expresividad y su pasión hacían el resto. Podía hablar de un pasaje de lo más escatológico, que por cierto en francés suena de una forma muy distinta, que sus palabras resonaban brillantes y activas.

Las presentaciones, por regla general, son un cúmulo de elogios a un lado y otro de una mesa colocada en un escenario dónde se edulcora todo lo posible una obra ante un público entregado. Qué fácil parece. Lo que no es tan fácil es convencer a uno de los asistentes que no conoce la obra de autor, como es el caso del que escribe, y conseguir que lea sus novelas, como haré en las próximas semanas. 

Ingenioso, ameno, extrovertido y un gran comunicador. Eso es lo que es Daniel Pennac. 

miércoles, 20 de junio de 2012

Música maestro (Preview de 'Danza de Dragones.- George R.R. Martin)

Javier Allué (@javiallulli)

Se acabó la larga espera. Un nuevo baile, al son de una canción de hielo y fuego, ha comenzado. Una Danza coreografiada por un maestro de la literatura fantástica, el director de orquesta que en su cabeza ha ideado un universo de intrigas cortesanas, batallas inverosímiles, alianzas, bestias y muros de hielo. Este próximo jueves la música volverá a sonar. Lejanas notas de espadas al desenvainar, graznido de cuervos, secretos en el aire y, esta vez sí, rugir de dragones.

El final de 'Festín de Cuervos' dejó a más de uno con un regusto amargo en el paladar. La impredecible pluma de Martin compuso, esta vez, una canción de hielo, pero no de fuego. La increíble historia inspirada en la histórica Guerra de las Dos Rosas se separó definitivamente de su verídica prima, para retorcerse aún más en su propia confusión. Como si de un árbol centenario y laberíntico se tratase, como si Martin se quisiera demostrar a sí mismo que es cierto eso de que no le tiembla el pulso, el hilo argumental de esta célebre saga se perdió en nudos, ramificaciones y desenlaces inesperados.

'Danza de dragones'
Autor: George R.R Martin
Editorial: Gigamesh
Tras la apoteósica 'Tormenta de Espadas', Festín de Cuervos nos trajo un panorama desolador. Una balada triste y lenta de deshechos, podredumbre, descomposición. El hedor de la muerte se palpa en la misma celulosa del papel que sostiene los sueños y la imaginación de millones de lectores. Un continente asolado por la guerra y las ambiciones trata de sobrevivir a su propia condena. Los fans temblamos con el destino de Brienne de Tarth, ahogamos un gemido cuando, a altas horas de la noche, incapaces de dejar de leer, descubrimos la suerte que el cruel destino deparaba a Arya de la Casa Stark. Apretamos el puño con el descenso del Nido de Águilas de Sansa, perdón, de Alayne. Reímos de placer y gozo con la desesperación de una reina ingrata e incluso comenzamos a sentir piedad por su hermano, aquel que en un principio fuera, al mismo tiempo, asesino y endógamo encubierto. De nuevo el autor pareció quedarse sin protagonistas a los que destrozar. Su estilo, directo, cruel y doloroso, real, atrapa y encandila. Suscita pasiones en un vasto universo de estandartes, Casas, intrigas, secretos, amor y odio.

George R R Martin supo, como siempre, jugar con nuestra tensión, con el ritmo y con su historia hasta tal punto que, una vez vuelta la última hoja, tuvo que recordarnos, él mismo, que se había dejado en el tintero a la mitad de los personajes. Maestro de las emociones, único a la hora de pintar con pluma y tinta el carácter de sus creaciones, a Martin 'Festín de Cuervos' se le quedó corto. Cuando uno culmina la lectura despidiendo a Sam el Mortífero en la Ciudadela, decía yo, se relame con un regusto amargo. El regusto de querer, de desear, de necesitar saber qué le deparará el destino (o en su caso, la cruel mente del autor) a Daenerys, al bastardo de Invernalia, a Stannis Baratheon y su Dama Roja, a Davos Seaworth, y, sobre todos los demás, a la más gigante de sus creaciones: Tyrion Lannister. Te sientas y apoyas el libro. Te encuentras incompleto. Ávido. Hambriento de conocer el final de una Historia.

6 largos años desde que Martin prometiera la publicación de 'Danza de Dragones', este vals llega a las librerías españolas. Otra pieza musical de la sinfonía, que comenzara allá por 1991. Reserven dos días (tres, a lo sumo) de vacaciones. Corran a la librería. Este es un libro de lectura febril, continuada, extenuante. Enciérrense en casa y disfruten del placer de escuchar esta canción. Él tiene la batuta. Es su Canción, su partitura, sus notas. Y George R R Martin lo ha vuelto a hacer. Música, maestro.

martes, 19 de junio de 2012

La identidad como problema (Reseña de Las identidades asesinas – Amin Maalouf)

Juan Vargas (@jvargas101)

Para abordar literariamente los grandes problemas que padece el mundo actual es imprescindible aunar dos cualidades: el talento para argumentar de manera convincente y la experiencia vital para poder hablar con conocimiento de causa. Cuando se poseen ambas, como sucede en el caso de Amin Maalouf, el resultado puede ser algo semejante a ‘Las identidades asesinas’ , un interesante ensayo que versa sobre la identidad del ser humano y lo que ella conlleva. 

'Identidades asesinas'
Autor: Amin Maalouf
Editorial: Alianza Editorial
Lo que realiza Maalouf en este libro es, principalmente, una amarga crítica hacia la violencia étnica, sea motivada por razones religiosas, nacionalistas, racistas o de cualquier otra índole. Ésta surgiría de la concepción única de la identidad humana, errónea a ojos del escritor libanés; Maalouf señala que el hombre es un conjunto plural de pertenencias socio-culturales, y que limitarse a considerar sólo una de ellas es una necedad garrafal, la cual deriva en las luchas “tribales” que asolan todo el planeta. El testimonio personal del autor es perfectamente válido para ilustrar esta idea, gracias a las diversas influencias que han forjado su personalidad. 

Combinando sus referencias autobiográficas con un nutrido repertorio de ejemplos históricos, Maalouf consigue tratar cuestiones como la globalización, los derechos humanos, la lengua o la religión, a la que confiere un protagonismo esencial. Cada apartado se desmenuza en profundidad, y con una visión neutral que anima a compartir numerosos puntos de vista con el escritor. No esperen, sin embargo, encontrar un guión definido por los cuatro capítulos que dividen la otra; Maalouf acostumbra a saltar entre tema y tema y a volver sobre sus pasos como si su discurso fuera improvisado. Pese a ello, el cuerpo del mensaje se conserva intacto y la lectura se mantiene sorprendentemente liviana. 

Publicado en 1999, en los albores del nuevo milenio, este ensayo arroja algo de luz sobre ciertos prejuicios asentados desde hace décadas –o siglos- en la sociedad, a la vez que sirve como cursillo de introducción a una era que, según Maalouf, cambiará por completo el mundo que conocemos. Ante tales transformaciones, no hay nada tan importante como conocer la identidad de uno mismo.

lunes, 18 de junio de 2012

La novela erótica para leer en la playa. 'Cincuenta sombras' el 'hit' literario del verano

Juan Diego Mora (@Juandi_mora)

De una pequeña editorial australiana a un boom mediático en todo el mundo. De un ebook a una extensa tirada editorial en todo el mundo. No es normal que una novela con la etiqueta de 'erótica' se convierta en un 'bestseller' mundial editada en 40 países. Pero 'Cincuenta sombras de Grey' de E. L James lo ha conseguido. El sexo vende. 

Grijalbo, editorial de Mondadori House Random ha apostado por ella con 160.000 copias de tirada y una fuerte promoción para que el fenómeno de 'Cincuenta sombras' se convierta en el 'hit' literario del verano.

'Cincuenta sombras de Grey'
Autora: E. L. James
Editorial: Grijalbo
La historia de Anastasia, una joven estudiante de literatura, y Grey, un enigmático joven, parece atrapar a todo lector que comienza a leer sus páginas. E. L James, la autora, ha conseguido firmar el fenómeno editorial del año. La novela, 'Cincuenta sombras de Grey', primera parte de la trilogía 'Cincuenta sombras', viene avalada por el éxito cosechado en Estados Unidos con 10 millones de novelas vendidas en apenas seis semanas, y en Gran Bretaña. 

Ana, diminutivo de Anastasia, narra en primera persona su relación con Christian Grey, un guapo millonario del que sabemos más bien poco, tan solo sus sombras. Oscuridad en su pasado, niño adoptado a los cuatro años, y un presente perturbador. Grey no es un galán al uso, pero su belleza y su presencia hace que por alguna razón la protagonista necesite estar con él. Hasta tal punto que firmará un contrato para someterse a las sorprendentes apetencias sexuales del hombre. De esta forma comenzarán una relación sadomasoquista que, a pesar no ser muy violenta, se convierte en la melodía de este fenómeno literario. 

 Luces y sombras 
'Cincuenta sombras de Grey' es una novela romántica que roza el género erótico, incluso aparecen de forma más o menos explicita varias maniobras bondage -sexo con cuerdas y nudos- que ha hecho que muchos críticos tachen la novela de pornográfica. 

Como sucede en todo éxito editorial, la trilogía también tiene detractores que tildan la obra de porno o de una imitación de la famosa 'Crepúsculo' en su versión más adulta. Otros críticos tratan el tema sexual con explicaciones más jocosas como 'porno para mamás' o 'revulsivo para matrimonios'. Y es que el dicho “que hablen de mí aunque sea mal” es el sino de muchos éxitos literarios. Lo que parece seguro es que amén del sexo más o menos explícito, hay una historia detrás. 

Nunca una novela editada inicialmente como ebook había irrumpido con tanta fuerza en papel. El boca a boca y los foros de internet le han convertido en un gran éxito que ahora llega a España. E. L James se ha ganado un lugar entre los más vendidos y su acierto ha llevado a que la revista 'Time' la haya nombrado una de las cien personas más influyentes del año. Y parece que esto no ha hecho más que empezar ya que las otras dos obras de la trilogía serán publicadas en España el 4 de julio con el objetivo de dar un poco de luz a las sombras de Grey y al drástico giro en la vida de Anastasia.

Texto integro escrito originalmente para Heraldo.es

domingo, 17 de junio de 2012

Yoísmo maestro (Reseña de Las manos cortadas - Luisgé Martín)

Rocio Nuñez (@potablava13)

Qué haría si recibiera una llamada anónima en la que su desconocido interlocutor le brindara la oportunidad de cambiar la Historia de un país? Eso es lo que le ocurre a Luis, el protagonista de 'Las manos cortadas', una novela del madrileño Luisgé Martín. 

'Las manos cortadas'
Autor: Luisgé Martín
Editorial: Alfaguara
Este libro policíaco con tintes históricos nos traslada a Chile. Luis, por ser un escritor medianamente conocido, recibe una llamada anónima de alguien que asegura tener unas cartas que escribió Salvador Allende antes de su muerte, con ellas la percepción que se tiene del presidente chileno cambiará. A partir de aquí nace un misterio que va creciendo con la muerte de un desconocido y con el hallazgo de las supuestas cartas de Allende, enigmas que nos llevarán de viaje por un pasado plagado de pasiones y secretos. 

Luisgé practica en este libro uno de los movimientos que parecen estar más de moda últimamente, el yoísmo, el cual consiste en que el autor sea el protagonista de su propia obra. Algunos aprovechan este modelo literario para echarse flores y recordar al lector lo buenos e importantes que son, sin embargo Martín escribe con maestría, sin darse aires de nada, y mostrándose lo suficiente, sin empalagar ni cansar. Intercala capítulos muy largos con otros breves. Estos últimos son utilizados en ocasiones por el escritor para recordar al lector que, pese a utilizar nombres y elementos reales, lo que tenemos entre las manos es una ficción, ya que la verosimilitud que desprende Las manos cortadas nos puede llevar a una pequeña enajenación quijoteresca. 

Pero en esta vida no hay nada perfecto, afortunadamente. Pese a que la novela atrapa y el autor sabe cómo manejar perfectamente la historia y al lector, falla al final por culpa de una exaltación innecesaria de la figura de Salvador Allende y por dejarse llevar por una venganza pasional que le deja con los pantalones bajados. Buena metáfora para describir el desenlace de este libro, que pese a esto, no puedo evitar recomendar.

sábado, 16 de junio de 2012

Una historia de vampiros (Reseña de Sueño del Fevre.- George R.R. Martin)

Javier Allué (@javiallulli)

Corre el año 1448 d.C. Vlad III, príncipe de Valaquia, actual provincia rumana, afronta una difícil situación. Su territorio es un auténtico rompeolas ante el avance otomano de Mehmed II, que busca aislar Constantinopla. Los Balcanes son una zona abonada al terror y las intrigas. 

El padre de Vlad III era miembro de la Orden del Dragón y gracias a ello a él se le conocía como “el hijo del Dragón”, es decir: Drac Ul, o Draculae. Vlad III gobernó Valaquia resistiendo más a los propios nobles e intrigantes que a los turcos. Sus métodos en la batalla le proporcionaron otro apodo, menos amable: “Tepes, el empalador”. Asesinó a todo aquel que amenazara su supremacía en la zona, y trató a los enemigos vencidos sin cuartel. Sus alianzas caminaron de un extremo al otro, apoyándose ora en Hungría, ora en los turcos, ora en los moldavos. Su esposa se suicidó antes que entregarse a los musulmanes y su propio exilio le condujo a pasar doce años bajo arresto domiciliario en Transilvania

'Sueño del Fevre'
Autor: George R.R. Martin
Editorial: Gigamesh
Casi medio milenio después, en 1897, un irlandés llamado Bram Stoker se servirá de este príncipe, héroe nacional en Rumanía, para crear uno de los personajes más eternos de la historia de la literatura y el cine. Hoy en día, las historias de vampiros copan las productoras televisivas y las estanterías, transformando el género en un fenómeno adolescente de ropa de marca, romance épico y lánguidas miradas. Sólo uno fue el creador del concepto, y muchos los que en él se inspiraron, hasta llegar a agotarlo. 

La novela de vampiros se ha convertido en un género en sí mismo. Repetitivo, demandando a gritos nuevas fórmulas, escenarios, argumentos, enfoques: savia (sangre, en este caso) nueva. Y eso es lo que aportó el siempre impredecible genio de George R R Martin… allá por 1982. Martin, fiel a su original hoja de ruta, sorprende al lector al utilizar pocos tópicos vampíricos. Ni estacas, ni ajos, ni damiselas, ni castillos abandonados o bosques fantasmagóricos. Nada de héroes de lacia cabellera rubia, sonrisa fácil y ágil ingenio. No. 

Cualquiera diría que los días anteriores a comenzar a escribir, Martin leyó, simultánea o consecutivamente, a Bram Stoker y a Mark Twain. Dos mundos irreconciliables confluyen en esta novela romántica y vampírica a partes iguales. Nuestro personaje, Abner Marsh, es el arquetipo de capitán de barco: feo, honrado, gordo y con grandes patillas. Imagínenlo seguro, con una pipa en la boca, la cara picada por la viruela, el ceño fruncido y una maldición en la boca por el fallo de aquella turbina de vapor, aquel mozalbete que no sabe nada del oficio o el cabrón del río, traicionero como sólo Él sabe serlo. Su compañero (vampiro, por supuesto), es un delicado burgués cuyo trasfondo nos descubre, ¡oh sorpresa! un alma caritativa y comprometida. 

Ambos se enfrentarán primero a sus propias diferencias, a una máquina de vapor y al Mississippi. Perseguidos por sus fantasmas comandarán el barco sobre las sucias aguas de la América del siglo XIX: lujo y ostentación mezclada con pobreza, hambruna y esclavitud. Mientras tanto, Martin aprovecha la excusa de la liviana historia para maravillarnos con su prosa. El creador de 'Juego de Tronos' se subo junto a sus personajes al 'Sueño del Fevre' (que es el nombre del barco, por supuesto) y nos va dibujando su escenario: una decadente América colmada aún de humedad y naturaleza, en la que sólo los duros sobreviven. No esperen a ningún Tom Sawyer, ni siquiera a un Huckleberry Finn. Esperen a un Capitán Ahab reconvertido de ballenero a experto conductor de barcos de vapor, perro viejo con experiencia al que Martin dota de personalidad propia gracias a un código ético propio y singular. 

La violencia e intriga características de una historia de vampiros se relegan a un segundo plano, recreando así una ambientación que no se podría concebir en ‘Canción de Hielo y Fuego’. Aquí, Martin se regala a sí mismo con un lienzo que pinta con la paleta de los ocres, los marrones y los verdes bucólicos de una época condenada a extinguirse, a morir tan lánguidamente como ha vivido. El progreso implacable acabará con esas fortalezas de acero y carbón que antaño surcaran el Mississippi. Mientras tanto, Joshua York, nuestro héroe vampiro, encontrará su némesis en el clásico malvado, Damon Julian, y la intriga tornará su dirección hacia algo más cercano a la novela negra y a la narración que se espera de un cuento de vampiros, para alcanzar el esperado clímax de la confrontación final. 

“Sueño del Fevre” pasa por ser una historia de vampiros. Sí. Pero también mucho más que eso. Es una historia sobre carreras de barcos de vapor, sobre lujo, sed de sangre y romanticismo, sobre la América anterior a la Guerra de Secesión. Sobre un tiempo y un lugar, el delta del Mississippi y 1850, imbuidos de un velo de fascinación por parte de la Historia. Y es, como no podría ser de otra manera en Martin, una historia sobre sentimientos. Sobre el amor, la amistad y el miedo. El autor construye el carácter de sus invenciones página a página para cerrar el libro con uno de los mejores epílogos que imaginarme puedo. Bien podría servir de cierre a toda esa época dorada del Mississippi. Por favor, cuando lleguen a las dos últimas páginas, saboréenlas, paladéenlas, disfruten. Porque 'Sueño del Fevre' no es, evidentemente, una historia de vampiros. Bienvenidos a Nueva Orleans. Esta es la historia dedicada a aquellos que creen que ya lo han leído todo sobre vampiros.

jueves, 14 de junio de 2012

El virus rebana cerebros (Reseña de 'Juego Mortal'.- David Walton)

Juan Diego Mora (@Juandi_mora)

Trepidante, cinematográfico y con una visión de un futuro cercano que asusta. ¿Por qué no? ¿Por qué no podría suceder? En un futuro algo lejano, pero casi palpable la piratería podría llegar a conseguir copias de todo, hasta del cerebro de un extraño. 

Esto es lo que muestra David Walton en 'Juego Mortal'. Un futuro incierto en el que un virus, 'el rebanador', es codiciado por el bien y por el mal. Pero he aquí el problema. El cofre en el que el virus está encerrado es el cerebro de un niño. 

'Juego Mortal'
Autor: David Walton
Editorial: La Factoría de Ideas
El virus penetra en el cerebro de las personas rebanándolos. Todo debido a un programa informático. Un arma perfecta. ¿Qué si no?. 

Philladelphia es el marco de una crítica a la piratería, a lo rápido que va el mundo dentro de un contexto de una ciencia ficción americana que vuelve a encontrar su sitio en las librerías. Los escenarios apocalípticos, los virus informáticos y los robots vuelven a estar en boca de todo lector. 

Unos personajes sólidos que huyen de las figuras difusas de otras historias similares. La madre del niño es universal. Una persona que lucha por lo que ama. Por su parte, los dos informáticos creadores del virus muestran sentimientos encontrados. Aunque parezca mentira no es fácil encontrar personajes redondos en obras donde la informática, los edificios domóticos y el futuro toman el protagonismo. 

Walton nos lleva a una realidad lejana, pero amenazante. A una posibilidad que nació en su cabeza, pero que tal y como la cuenta la hace cercana. No solo en las páginas si no también en la mente de todo aquel lector que mire al futuro. Que imagine como puede ser su sociedad si la tecnología sigue progresando a esta velocidad. 

Un este thriller futurista, David Walton ganó el presigioso premio Philip K. Dick en 2010 y sus buenas críticas le impulsaron a escribir su segunda novela: 'Quintessence'


lunes, 11 de junio de 2012

Adrenalina a millones (Reseña de 'Los primeros 1000 millones'.- Christopher Reich)


Juan Diego Mora  (@Juandi_mora)

Rescate. Es la dichosa palabra que está en boca de todos. La mejor forma de escapar de la situación, sobre todo nosotros que pintamos bien poco en las decisiones de nuestro país, es a través de la lectura. Sin embargo, tras leer Losprimeros 1000 millones’ de Christopher Reich entran ganas de conseguir uno de los famosos periódicos color salmón para leer que sucede en el mundo financiero.

'Los primeros 1000 millones'
Autor: Christopher Reich
Editorial: La Factoría de Ideas
La novela que nos presenta el escritor americano es un trepidante thriller financiero que mezcla la adrenalina de la acción con los conocimientos sobre finanzas del autor. Puede sonar una unión extraña y poco atrayente, pero la facilidad que tiene Reich para explicar los términos económicos es clara, por algo le comparan con John Grisham.

Lo que el escritor de Arkansas consigue con el mundo legal, Reich lo hace con el mundo bursátil.

Jett Gallavan viajará a Rusia tras una gran operación económica que se complica ¡y de que manera! Su socio había viajado a Moscú a conocer los entresijos de la empresa con la que se iba a realizar la transacción. Grafton Byrnes desaparece y obliga a Gallavan a ir tras su pista.

A partir de este momento comienza una vorágine de acción, cifras, conspiraciones y un ‘todo por el todo’ y un ‘el fin justifica los medios’ que explota en forma de adicción para el que lee sus páginas. Capítulos cortos que no dan tregua y que consigue mantener en vilo al lector.

‘Los primeros 1000 millones’ es el libro que te acompaña allá donde vas para que en el momento en el que la vida te da un respiro poder leer unas páginas. Una tras otra. En el autobús, en la consulta del médico o cualquier lugar. Trepidante, adictivo y recomendable. Historias que hacen evadirte porque la acción no te deja pensar en otra cosa que en el siguiente giro de la historia.

Acción por mil. Por 1000 millones de dólares. 

martes, 5 de junio de 2012

Un detective entre las olas (Reseña de 'El Club del amanecer.- Don Winslow)

Juan Diego Mora (@Juandi_mora)

Llega el calor y Don Winslow vuelve con una refrescante novela policiaca con el agua de las playas de San Diego de fondo y el surf como hilo conductor. Nombrar a Don Winslow es hablar de ‘El poder del perro’, novela negra de culto. Al menos para aun servidor. 

En su nueva novela traducida al castellano ‘El Club del amanecer’ ('The Dawn Patrol' publicada en 2008), por MR Ediciones, el escritor neoyorkino vuelve por la senda de la novela policiaca para contarnos la historia de Boone Daniels, un ex policia metido a detective cuya pasión son las olas. En cuanto más altas mejor. 

'El club del amanecer'
Autor: Don Winslow
Editorial: MR Ediciones 
Junto a sus amigos surfea cada día sin excepción. Es su forma de vivir, cerca del mar, pendiente del mar y rodeado de El Club del amanecer. Si esto fuera poco se acercan unas inmensas olas a la playa de Pacific Beach. Las más grandes vistas en los últimos cuatro años y que no se volverán a ver en un lustro. El plan perfecto si no fuera porque… 

…a Boone le llega un encargo. Debe encontrar a una stripper que sabe demasiado y es pieza clave para un juicio. Sin embargo, nuestro detective surfero no piensa renunciar a ‘montar’ las olas de más de cuatro metros que se acercan al litoral. Debe encontrar a esa striper aguafiestas en 48 horas. 

Novela policíaca que va de menos a más. En la que, aunque al inicio de la obra no lo parezca, construye unos personajes sólidos y Winslow se desenvuelve a las mil maravillas cuando se trata de crear suspense y giros narrativos. 

‘El club del amanecer’ es la obra perfecta para este periodo estival que quiere entrar derribando la puerta con su calor, como si fueran grandes olas a surfear. Una lectura amena, alejada del narcotráfico mejicano y de la sangre y casquería que podemos leer en otras obras del autor. Una novela correcta, adictiva y muy muy refrescante.

El buscador de marcapáginas

Juan Diego Mora (@Juandi_Mora)

El depredador arrincona a su presa, como diría el desaparecido Félix Rodriguez de la Fuente. Y es que los marcapáginas es uno de los bienes más preciados de la feria del libro. Coleccionistas van al acecho del pequeño cartón ilustrado de cualquier novedad literaria. 

“El año pasado vino una señora con un álbum lleno de marcapáginas... ¡y en casa tenía otros 15!, explica sorprendido Mario de Los Santos de la Editorial Tropo. Sin embargo, “los coleccionistas de marcapáginas no siempre compran libros”, se lamenta. 

Sin duda, las editoriales incentivan esta práctica ya que estos preciados señalizadores son cada vez más originales “aunque algunos no cumplan demasiado bien su tarea”. Portadas de libros, biografías de los autores, publicidad de las editoriales y librerías... todo vale para el coleccionista. Incluso se reserva un rincón para el arte. Artistas zaragozanos realizan marcapáginas genuinos con distintos materiales. Como los de Mingo, un vecino de Santa Isabel que realiza marcadores con distintos motivos propios de la literatura fantástica. 
Colección de marcapáginas                              G. CALAHORRA (Heraldo.es)

Con forma de plátano como el de 'Simocracia' (Ed. DeBolsillo), marcapáginas con muñecos recortables como el original marcador de 'El lector de Julio Verne' de Almudena Grandes o el propio programa de actividades de la Feria del Libro, el cual permite cortar la programación de cada día y utilizarlo de marcador, son las diversas formas de ser únicos. De que el lector, además de por la portada y su interior, se acuerden de la obra por el trocito de cartón con el que marcan su punto de lectura. 

“Yo también soy coleccionista de marcapáginas, y por eso siempre tengo muchos para dar a los compradores”, confiesa la editora de Mira Editores. Con solo un paseo por las casetas cualquiera se puede percatar de que además de lectores también hay muchos coleccionistas ojo avizor a las novedades estrechas, decoradas y sobre todo originales. “Los marcadores también sirven para que la gente se acerque a la caseta a por uno y le 'eche un ojo' a las novedades”, explica Eva Cosculluela de Portadores de Sueños. 

 Cuando llega a casa el coleccionista hace recuento de sus presas. Marcapáginas que tal vez nunca conozcan el interior de un libro. Pero que sin duda son también protagonistas de su feria.

lunes, 4 de junio de 2012

A golpe de glamour y corrupción (Reseña de 'Letal como un solo de Charlie Parker' .- Javier Márquez Sánchez)

Luis Royo Antín (@luisroyoantin)

Colores vivos por todas partes, bloques inmensos de habitaciones, archimillonarios jugadores de 'black-jack' o locales donde no escasean ni los más reputados 'cocktails', ni los más reputados artistas, son algunos de los iconos que han forjado la imagen más pomposa del Las Vegas del siglo XX, especialmente en el cine. Sin embargo, al reinar la suerte y el triunfo donde la desgracia, Las Vegas ha sido también campo de cultivo de mafias, corrupción y personas que, sin esperarlo ni pretenderlo, se ven inmersas en situaciones donde hay algo más en juego que un puñado de dólares. Ambas caras de la ciudad, la más amable y la más clandestina, componen el universo de 'Letal como un solo de Charlie Parker', la última novela negra de Manuel Márquez Sánchez. 

'Letal como un solo de Charlie Parker'
Autor: Javier Márquez Sánchez
Editorial: Salto de página
El escritor y periodista sevillano se ha servido de los contrastes de Las Vegas para crear una trama, ambientada en los años cincuenta, por la que desfilan por un lado artistas clave en la cultura popular norteamericana como John Wayne, Frank Sinatra, Dean Martin... y, por otro, capos de la mafia, jóvenes aspirantes a actrices o un músico frustrado y convertido en barman. Los escenarios también son parte de esa doble cara de la ciudad: tan pronto aparece una suite de lujo como una parcela de desierto donde las cuentas son saldadas y ajustadas. 

El protagonista es Eddie Bennett, un 'solucionador de problemas' que debe realizar un trabajo cuya extrema sencillez -firmar un papel- le hace presagiar la existencia de unos entresijos que no parará de investigar con la ayuda de una seductora y sagaz periodista. Ambos descubrirán una cadena de cadáveres que conformarán una historia en la que, como en toda buena novela negra que se precie, averiguar quién apretó el gatillo queda en un segundo plano para el lector, pues 'Letal como un solo de Charlie Parker' va más allá. Su trama sigue un esquema similar a los que han tejido casi todas las obras más clásicas del género, pero ahonda en la trastienda de Estados Unidos para contar algo más. 

A través de una conspiración, basada en hechos reales ocurridos en el rodaje de 'El conquistador de Mongolia', la obra lleva a cabo una contundente crítica sobre las conexiones entre la mafia y el poder público, sobre cómo éste puede llegar a ser capaz de usar la delincuencia en función de sus intereses y viceversa. El Ejército, un importante hombre de negocios y bandas organizadas aparecen en la novela perfectamente orquestadas con ánimo de ocultar a la población de la zona hechos de grueso calibre que deben permanecer en la sombra para no perjudicar a los implicados. 

La perfecta elección de los personajes, tanto los reales como los ficticios, y el ingenio de los diálogos, capaces de trasladar al lector al Las Vegas de los cincuenta, ponen la sombrilla a un 'cocktail' que Márquez Sánchez ha elaborado mezclando potentes ingredientes: crítica a la corrupción, homenaje a la cultura popular norteamericana y descripción de todas las caras de la ciudad del juego por excelencia. El sabor resultante es fuerte, pero agradable. La novela logra divertir, emocionar y transgredir al lector como lo hace una buena canción de Frank Sinatra o una de las obras más emblemáticas de John Wayne.

El humor, protagonista del primer fin de semana (Feria del Libro de Zaragoza)

Juan Diego Mora (@Juandi_mora)

En tiempos de crisis buena es una sonrisa. Y si puede ser continuada, como quién pasa las páginas de un libro, mucho mejor. Eso es lo que busca el lector en la Feria del Libro de Zaragoza. Humor.

Por eso los libros más comprados durante el primer fin de semana son historias divertidas y desenfadas que permitan al lector evadirse durante unas horas. 'El enredo de la bolsa y la vida' de Eduardo Mendoza es uno de los más demandados. Y es que el escritor catalán sigue cosechando carcajadas y ventas con la cuarta novela de la tetralogía que comenzara con 'El misterio de la cripta embrujada'

El humor ha sido lo más vendido hasta el momento en la feria. G.CALAHORRA (Heraldo.es)

Y desde ese punto de vista cotidiano y cercano que busca el lector mientras viaja a otra realidad manteniendo los pies en la tierra, 'Una familia normal' de Santiago Gascón está siendo la sorpresa de la feria. Los libreros apostaban por él y el boca a boca ha surgido su efecto. “Es nuestro best-seller en esta feria”, explica Eva Cosculluela de la librería Portadores de Sueños

'Por qué el mundo funciona perfectamente sin mi' de Joost Vandecasteele (Tropo Editores), 'Por qué me comí a mi padre' de Roy Lewis (Editorial Contraseña) y 'El abuelo que saltó por la ventana y se largó' de Jonas Jonasson se añaden a la lista de libros más vendidos con historia hilarantes. 

En el segundo escalón del podio literario se encuentran los best-seller aragoneses. “Luz Gabás y Fernando Lalana se están vendiendo mucho y muy bien”, dice Pablo Muñio de Librería París. Y es que la historia colonial de Gabás y la literatura infantil y juvenil del escritor zaragozano son apuestas seguras para la feria en mucha de las casetas. Además de los autores aragoneses, Antonio Garrido, ganador del Premio Internacional de Novela Histórica de Zaragoza con 'El lector de Cadáveres' conquisto al público en su firma de libros en la caseta de Librería París

Pequeños, pero leales 
“Cuando los niños se empeñan es difícil que los padres no compren”, contesta riendo Cosculluela. La literatura infantil y juvenil es otra de las ganadoras. Las librerías apuestan cada vez más por los libros ilustrados “que entran por los ojos de los niños, pero también son ediciones de calidad”. Los lectores más pequeños son fieles a las sagas que leen y eso siempre es una apuesta segura para las librerías. El poemario ilustrado Carmen Gil en su 'El libro de las princesas' es un claro ejemplo. 

 El humor, los best-sellers aragoneses y los libros ilustrados para los más pequeños son los grandes ganadores en el primer fin de semana de feria. Quedan aun siete días para descubrir si el humor además de necesario, sigue vendiendo y si los lectores 'tiran para su tierra' y se llevan para casa novelas aragonesas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...