viernes, 22 de junio de 2012

La solidaridad e Internet, a examen (Reseña de 'Ejército enemigo' .- Alberto Olmos)

Luis Royo Antín (@luisroyoantin)

“La solidaridad ha fracasado”. Alrededor de esta frase pivota 'Ejército enemigo', la última novela de Alberto Olmos. Tal afirmación, pronunciada por el protagonista de la trama, vertebra una crítica sobre la cara de la solidaridad que obedece a la publicidad, a la hipocresía y a jóvenes de clase alta que juegan a cambiar el mundo en su tiempo libre, presentándose como seres moralmente superiores a los demás por el mero hecho de colaborar en una organización y, por ende, de preocuparse por los más desfavorecidos o por el medio ambiente, al contrario que la mayoría de la población.

'Ejército enemigo' pone el punto de mira en las acciones solidarias que nacen para centrarse en el eco que van a tener en los medios de comunicación -con su consiguiente reputación añadida para el autor de las mismas- y no en su importancia para la sociedad a la que van destinadas. Publicidad e imagen frente a efectos reales, frente a quienes se muestran solidarios sin la necesidad de contar con una cámara de televisión delante.

'Ejército enemigo'
Autor: Alberto Olmos
Editorial: Mondadori
Los protagonistas de la vertiente más hipócrita de la acción social no pasan desapercibidos por la novela. Los personajes sacan a relucir en sus profundos diálogos a multimillonarios que gastan miles de euros en suntuosas comidas, mientras piden dinero para que los africanos puedan comer, o a famosos cantantes que se muestran comprometidos con una causa actuando en un concierto benéfico y bien publicitado, a pesar de que donando una mínima parte de su patrimonio podrían salvar vidas y contribuir a un determinado proyecto, sin acaparar minutos en los medios de comunicación y desechando la necesidad de programar un acto solidario para promocionar sus últimos éxitos. 

Píldoras críticas como las referidas van eclosionando contra el lector conforme avanza la trama de la novela; altamente amena y políticamente incorrecta, a semejanza de los estilos y los mensajes que llevan por bandera la película 'El club de la lucha' o las novelas de Michel Houellebecq. En 'Ejército enemigo', Santiago, un joven y cínico publicista, recibe tras la muerte de un amigo un sobre con una palabra que le permitirá acceder a varias facetas íntimas de la vida que éste llevó como activista antes de fallecer. Santiago descubre que su célebre frase, “la solidaridad ha fracasado”, caló hondo en su amigo, haciéndole replantear su papel como cooperante y pasando a formar parte de otro tipo de acción social, alejada de la repercusión mediática y contra la hipocresía solidaria. 

Santiago se sirve en buena medida de Internet para averiguar el cambio de rumbo de su amigo antes de morir. Por ello, aparecen nuevas reflexiones sobre la evolución de la red: desde sus inicios, confusos para los primerizos internautas, hasta la época más reciente en la que, tal y como apunta la novela, “la intimidad ha muerto”. Olmos hace al lector consciente de la inmensidad de datos personales que estamos confiando en plataformas 'on-line' como las redes sociales, en las que es posible conocer -con la única ayuda de una dirección de correo electrónico- el estado de ánimo de una persona, sus aficiones, qué está leyendo o incluso en qué punto del planeta se encuentra en un momento determinado. 

'Ejército enemigo' huye de todo tema clásico (la bondad, la maldad, la amistad, el amor...) para centrarse en la cara menos publicitada y analizada de dos fenómenos actuales y de masas, Internet y la solidaridad, que bien merecen un espacio crítico en la literatura, al nivel del texto de Olmos.

1 comentario:

  1. Me ha gustado su tema, lo tendrè presente para pròximas lecturas.

    un saludo

    fus

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...