miércoles, 20 de junio de 2012

Música maestro (Preview de 'Danza de Dragones.- George R.R. Martin)

Javier Allué (@javiallulli)

Se acabó la larga espera. Un nuevo baile, al son de una canción de hielo y fuego, ha comenzado. Una Danza coreografiada por un maestro de la literatura fantástica, el director de orquesta que en su cabeza ha ideado un universo de intrigas cortesanas, batallas inverosímiles, alianzas, bestias y muros de hielo. Este próximo jueves la música volverá a sonar. Lejanas notas de espadas al desenvainar, graznido de cuervos, secretos en el aire y, esta vez sí, rugir de dragones.

El final de 'Festín de Cuervos' dejó a más de uno con un regusto amargo en el paladar. La impredecible pluma de Martin compuso, esta vez, una canción de hielo, pero no de fuego. La increíble historia inspirada en la histórica Guerra de las Dos Rosas se separó definitivamente de su verídica prima, para retorcerse aún más en su propia confusión. Como si de un árbol centenario y laberíntico se tratase, como si Martin se quisiera demostrar a sí mismo que es cierto eso de que no le tiembla el pulso, el hilo argumental de esta célebre saga se perdió en nudos, ramificaciones y desenlaces inesperados.

'Danza de dragones'
Autor: George R.R Martin
Editorial: Gigamesh
Tras la apoteósica 'Tormenta de Espadas', Festín de Cuervos nos trajo un panorama desolador. Una balada triste y lenta de deshechos, podredumbre, descomposición. El hedor de la muerte se palpa en la misma celulosa del papel que sostiene los sueños y la imaginación de millones de lectores. Un continente asolado por la guerra y las ambiciones trata de sobrevivir a su propia condena. Los fans temblamos con el destino de Brienne de Tarth, ahogamos un gemido cuando, a altas horas de la noche, incapaces de dejar de leer, descubrimos la suerte que el cruel destino deparaba a Arya de la Casa Stark. Apretamos el puño con el descenso del Nido de Águilas de Sansa, perdón, de Alayne. Reímos de placer y gozo con la desesperación de una reina ingrata e incluso comenzamos a sentir piedad por su hermano, aquel que en un principio fuera, al mismo tiempo, asesino y endógamo encubierto. De nuevo el autor pareció quedarse sin protagonistas a los que destrozar. Su estilo, directo, cruel y doloroso, real, atrapa y encandila. Suscita pasiones en un vasto universo de estandartes, Casas, intrigas, secretos, amor y odio.

George R R Martin supo, como siempre, jugar con nuestra tensión, con el ritmo y con su historia hasta tal punto que, una vez vuelta la última hoja, tuvo que recordarnos, él mismo, que se había dejado en el tintero a la mitad de los personajes. Maestro de las emociones, único a la hora de pintar con pluma y tinta el carácter de sus creaciones, a Martin 'Festín de Cuervos' se le quedó corto. Cuando uno culmina la lectura despidiendo a Sam el Mortífero en la Ciudadela, decía yo, se relame con un regusto amargo. El regusto de querer, de desear, de necesitar saber qué le deparará el destino (o en su caso, la cruel mente del autor) a Daenerys, al bastardo de Invernalia, a Stannis Baratheon y su Dama Roja, a Davos Seaworth, y, sobre todos los demás, a la más gigante de sus creaciones: Tyrion Lannister. Te sientas y apoyas el libro. Te encuentras incompleto. Ávido. Hambriento de conocer el final de una Historia.

6 largos años desde que Martin prometiera la publicación de 'Danza de Dragones', este vals llega a las librerías españolas. Otra pieza musical de la sinfonía, que comenzara allá por 1991. Reserven dos días (tres, a lo sumo) de vacaciones. Corran a la librería. Este es un libro de lectura febril, continuada, extenuante. Enciérrense en casa y disfruten del placer de escuchar esta canción. Él tiene la batuta. Es su Canción, su partitura, sus notas. Y George R R Martin lo ha vuelto a hacer. Música, maestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...