miércoles, 18 de julio de 2012

Reseña de 'La física de lo imposible', o cómo la magia se convierte en ciencia

Carlos Gamissans (@gamissans)

¿Podremos ser invisibles? ¿Viajar en el tiempo? ¿Teletransportarnos? ¿Visitaremos universos paralelos? Estas preguntas solo han sido respondidas afirmativamente en el ámbito de la ciencia ficción. Sin embargo, el eminente físico teórico y divulgador científico Michio Kaku ha examinado estas cuestiones en su libro 'La física de lo imposible' (Editorial Debate) desde un punto de vista estrictamente científico. Su objetivo es determinar si esas metas imposibles que ha soñado la humanidad están fuera de nuestro alcance o si, por el contrario, algún día serán factibles. 

'La física de lo imposible' no es un libro para científicos, sino para personas con curiosidad e interés por la ciencia. No es necesaria ninguna formación específica para comprender los conceptos que Michio Kaku explica de manera didáctica y amena. Para lograrlo, recurre con frecuencia a citas de series, novelas o películas de ciencia ficción y a metáforas visuales. 

'Física de lo imposible'
Autor: Michio Kaku
Editorial: Debate
El libro está estructurado en tres partes. En la primera, Kaku analiza lo que considera imposibilidades de clase I, es decir, aquellas que hoy son imposibles porque la tecnología no está lo suficientemente avanzada, pero que podrían dejar de serlo en uno o dos siglos o incluso dentro de este. En esta categoría incluye la invisibilidad, el teletransporte (aunque no el de personas, sino el de objetos o seres más pequeños), ciertas formas de telepatía y de psicoquinesia, entre otras. 

En la segunda parte se describen las imposibilidades de clase II, que tampoco son imposibles según las leyes de la física conocidas, pero para las que se requeriría una tecnología mucho más avanzada que la nuestra. Según el autor, tal vez dentro de mil años sea posible viajar al futuro (de manera apreciable, puesto que algunos astronautas de hoy ya han realizado un pequeño salto al futuro de milésimas o centésimas de segundo), descubrir y visitar universos paralelos o viajar más rápido que la luz. 

Por último, las imposibilidades de tipo III son aquellas que chocan con las leyes de la física conocidas y que, por tanto, a día de hoy sí que pueden calificarse como inalcanzables. Sin embargo, dentro de esta categoría Kaku solo incluye un par de cuestiones, como crear una máquina que produzca energía infinita (lo que iría en contra de las leyes de la termodinámica). 

El autor también reflexiona sobre los intentos de los físicos de hallar una “teoría del todo” que explique cualquier fenómeno físico. Para ello habría que armonizar la mecánica cuántica (que describe el funcionamiento de la minúscula estructura atómica) y la relatividad general (en la que Einstein explicó el funcionamiento de galaxias y estrellas). Hay algunos físicos que consideran imposible encontrar esta teoría del todo, pero Kaku cree que se está avanzando en esa dirección a través de la llamada teoría de cuerdas, en la que él está especializado. 

El autor también cree que en los próximos lustros o décadas tendremos nuevos datos que nos permitirán deducir con gran precisión por qué se desencadenó el Big Bang y cuál será el fin del universo. En resumidas cuentas, la conclusión de 'La física de lo imposible' es que casi nada lo es verdaderamente, siempre que el ser humano mantenga su inteligencia despierta y su curiosidad intacta. Porque, como decía Arthur Clarke, “cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...