jueves, 27 de septiembre de 2012

El triunfo de la voluntad frente a la escasez (Revista Voluntas)

Carlos Gamissans (@gamissans)

Érase una vez una revista independiente creada por un puñado de inquietos estudiantes de la Universidad San Jorge. No contaban con más apoyos que la fuerza de su voluntad y unas ganas enormes de expresarse. La llamaron Voluntas en un vago homenaje a Nietzsche. El primer número salió el 15 de marzo de 2011. No hubo segundo número.

'Voluntas #12'
Esa sería la historia más probable para una publicación de este tipo. Miles de revistas han visto la luz para extinguirse poco después de su nacimiento. Sin embargo, los chicos de Voluntas no solo han conseguido publicar otros once números (con periodicidad bimensual), sino que además estrenan página web
En ella se muestran tan frescos e irreverentes como en el papel. Sus contenidos son heterogéneos: desde la actualidad política hasta música y literatura, pero siempre sin perder el pulso de la calle y con un tono mordaz, irónico y unas buenas dosis de humor. No te aburrirás leyéndolos.  

En la revista hay algunas secciones fijas como las colaboraciones, que han contado con firmas distinguidas como Ángel Guinda o Antón Castro, o el repaso a los bocazas más destacados de las últimas semanas. Pero básicamente se renueva en cada número, como si se negara a envejecer y anquilosarse. A su última osadía la denominan el Postdestapismo, un movimiento con el que aspiran a terminar con “los que pretenden conjurar nuestros pensamientos desde el tráfico de la información, para erigir la torre que deslumbre la palabra”. También han elaborado un manifiesto en el que declaran: “El Posdestapismo se nutre del destape, pero va más allá, creemos en la desnudez del alma, del cerebro y de la información. Los artificios, lo políticamente correcto, la ropa, los tabúes y las apariencias son nuestros enemigos”. Valga como ejemplo del espíritu transgresor de Voluntas

Además de leerlos en su web o en la revista (que se puede adquirir gratis en varios establecimientos de Zaragoza), puedes seguirlos en Facebook  y en Twitter:  Incluso, si quieres conocerles en persona, cada dos meses celebraran el nacimiento de un nuevo número en el pub Candy Warhol (Calle Bolonia, 28, Zaragoza), con una fiesta donde las risas están garantizadas.

lunes, 24 de septiembre de 2012

ESPECIAL KEN FOLLETT | Follett y el equilibrio clave (Introducción a las novelas históricas de Ken Follet)

Aprovechando la publicación de 'El invierno del mundo' desde Atendiendo a Razones queremos realizar un especial sobre Ken Follett y su obra. Estos reportajes y reseñas irán apareciendo en las próximas semanas. Esperamos que sean de su agrado y que de esta forma puedan conocer mejor a uno de los autores de best sellers más prolíficos del mundo. 

Javier Allué (@javiallulli)

Escribir literatura del género de la novela histórica supone siempre afrontar un dilema ante el folio en blanco: ¿dónde dejar atrás la mera relación de los hechos y comenzar a hilvanar una historia propia? Muchos escritores se pierden sin encontrar el término medio, por lo que, o bien la “novela” se convierte casi en un instructivo libro de texto sobre una época determinada de nuestra Historia, o bien torna en un hiriente lanzamiento de cualquier casual coincidencia con la realidad por la ventana. 

Tal vez para mitigar ambas situaciones, los autores incluyen justificantes en sus prólogos y advertencias sobre el grado de veracidad de sus historias y relatos. Estos justificantes, para mí, son innecesarios. ¿Es acaso el escritor un mero relator de sucesos históricos, a la usanza de un profesor? ¿Busca el lector sólo eso cuando abre las páginas de una novela? En mi opinión, el artista es un relator de historias, verídicas o no, para las que puede apoyarse o no en un marco o en retazos de realidad para enmarcar al lector. Es un pacto tácito entre ambos, autor y escritor: uno admite haber utilizado la realidad para situar a sus personajes y argumento (algo inevitable) y el otro admite que ni existió Moby Dick, ni la Tierra Media, y que todo lo que se escriba sobre los Iluminati o el Área 51 son meras especulaciones que le permiten sentarse en el sillón, sonreír y disfrutar de una historia.

Ken Follett en en el pueblo viejo de Belchite

Desde nuestros primeros pasos en este planeta fuimos contadores de historias. Antes incluso de saber escribir, cuando el Homo Sapiens hoyaba la tierra por primera vez, plasmamos en las paredes de las cuevas historias, representaciones de hechos sucedidos justo al lado de símbolos cuyo propósito, suponemos, era religioso, ritual o de cohesión. Es decir, símbolos históricos junto a otros 'fantásticos'. ¿Por qué ahora, miles de años después, tenemos pues que criticar una capacidad consustancial del ser humano? Es natural en nosotros desde que hemos tenido la capacidad de comunicarnos con otros, de usar lenguajes, el hecho de comunicar historias. Fueran reales o no. 

Sin embargo, sí es cierto que es necesario encontrar un equilibrio entre el contexto de una obra y su argumento, de forma que ambos se complementen y enriquezcan. Así, hay escritores que escogen un hecho histórico, verídico, y lo retuercen según sus intereses para conseguir algo impactante y novedoso, como Dan Brown y su celebérrimo 'Código Da Vinci'. Otros, en cambio, tal vez temerosos de incurrir en la falta de la inexactitud y la ira de los historiadores, supeditan aquello que tienen que contar a todo lo demás (y me permitiré, en este caso, citar una de las últimas obras de Pérez Reverte, 'El asedio'). Ninguna de las dos fórmulas se ha demostrado capaz de contentar a propios y extraños. Y, rompiendo una lanza en favor de aquél al que se refiere este artículo, hay que decir que el que más se acerca a dar con la tecla es, sin duda, el inesperado Ken Follett. No escribía novela histórica, ni necesitaba escribir una historia como la que escribió. Pero lo hizo, y en ella consiguió embeberse de la fascinante Edad Media inglesa, sus costumbres, personajes principales, sociedad, política y economía, para después utilizar ese telón de fondo para orquestar su relato. 

Follet no persigue relatar una historia verídica ni se obsesiona por los detalles, y así consigue ambientarnos en un universo y momentos concretos sin que nos importe lo que éstos afecten a la historia: son su soporte, funcionan con ella y la complementan. En esto, sin duda, Ken Follet buscó y encontró la tecla. Y lo hizo a la primera.

martes, 18 de septiembre de 2012

Músicas y amistades verdaderas (Crónica de la presentación de Más de cien verdades)

Rocío Nuñez (@potablava13)

“En mi primera cana 
Puso su grano de arena 
Don Joaquín Sabina 
Y don Pancho Varona” 
En mi primera cana, Estopa. 

Con la entrada de Twitter en nuestra vida, pudimos ponerle color, cara y palabras al pajarito que le contaba todo a la persona que menos debía hacerlo. Y es que esta red social, con muchos admiradores y detractores, nos sirve para enterarnos de absolutamente todo, incluso antes de que pase. Algo así sucedió con la presentación de 'Más de cien verdades' en Barcelona, el libro del músico y compositor Pancho Varona, con la colaboración de JuanP Holguera.

Aprovechando los conciertos en el Palau Sant Jordi de la gira 'Dos pájaros contraatacan', con Sabina y Serrat al frente, la pareja artística y de amistad desde hace treinta años de Sabina, aprovechó para presentar su libro en la ciudad condal. Varona, además, tuvo a bien avisar por Twitter y Facebook de la presencia del maestro del bombín y autor del prólogo y de las ilustraciones de Más de cien verdades.

'Más de cien verdades'
Pancho Varona

Los seguidores de esta pareja se dieron cita en el FNAC del Triangle puntuales. La mayoría coincidieron en las cajas del centro comercial para llevarse el libro bajo el brazo y esperar pacientemente en la cola que se formó en la puerta principal del establecimiento, aunque todo el mundo crea que es la trasera. Muchos de ellos comentaban los conciertos que Sabina y Serrat habían protagonizado los días anteriores en el Sant Jordi y la mayoría apostaban porque Sabina se quedaría en el hotel y no aparecería por la presentación. “Ya le conocemos”, decían entre risas y con un cierto tono de resignación.

Con algo de retraso, los trabajadores permitieron la entrada a la sala donde se llevaría a cabo el acto. Nada más entrar, los presentes se encontraron con tres sillas: la de la derecha ocupada por JuanP Holguera, la del centro por Pancho Varona y la de la izquierda vacía. ¿Aparecería Sabina?

Una vez que el público se colocó, la presentación empezó. Varona mantuvo su sonrisa desde el principio hasta el final, también su cachondeo y buen rollo. Cinco minutos más tarde, la puerta trasera de la sala se abrió y apareció, entre aplausos, Joaquín Sabina. Ambos se abrazaron, bromearon y se piropearon. En definitiva, cantaron con palabras y sin guitarras a la amistad.

La actuación de Sabina fue breve e intensa. Recitó los cuatro poemas que conforman 'Sonetos para Panchito', el prólogo de 'Más de cien verdades'. Los leyó sin pausa, con la prisa de aquel que quiere irse a Francia a ver José Tomás y no lo oculta, aun a sabiendas de que se encontraba ante muchos antitaurinos, quienes se lo perdonaron, simplemente, por ser Sabina. Así pues, el maestro del bombín y de las palabras, apareció y desapareció ante los ojos de los presentes como si de un truco de magia se tratase, y es que Pancho Varona supo ser un mago estupendo.


Varona, tras la marcha de Sabina, siguió cantándole a la música y a la amistad, esta vez en solitario, y es que de eso va el argumento de Más de cien verdades, igual que la vida. Quizá por esta similitud el autor repitió en varias ocasiones que el libro no es una autobiografía, aunque a simple vista pueda parecerlo. Holguera en el epílogo escribe: “este texto es una declaración de amor por la música a través de las vivencias y los gustos personales de uno de los autores más relevantes que ha dado nuestra música en las últimas tres décadas”.

Si tengo que describir 'Más de cien verdades' creo que meteré la pata. El libro es una conversación de bar con un amigo. Ya saben, de esas que sirven para arreglar el mundo, hablar de lo mal que está el Madrid, del último libro que te has leído o del próximo concierto al que irás. ¿Cómo se define una conversación entre amigos? Apenas se puede; cada uno tendrá una percepción diferente de lo ocurrido. Justamente así es este libro. Varona, como el amigo con el que nos vamos de cañas un sábado, nos cuenta sus experiencias y sentimientos a través de la banda sonora de su vida, la cual abre este libro y podemos encontrar en Spotify introduciendo masdecienverdadesbso en el buscador de dicho programa. Más de cien verdades es una biblia musical en la que nos podemos topar con los 40 principales de la música clásica, como los define el autor, pasar por los Beatles o Vainica Doble y llegar hasta Vetusta Morla. Si quieren aprender de amistad, vida y música y le gustan los canallas, este es su libro.

viernes, 14 de septiembre de 2012

¿Un sueño imposible o una pesadilla eterna? (Reseña de 'La conquista científica de la muerte'.- VV. AA)

Carlos Alberto Gamissans (@Gamissans)

El sueño de la inmortalidad nace con la primera consciencia que tuvo el ser humano de la muerte. El dolor que provoca y el sufrimiento que en muchas ocasiones la acompaña han provocado el terror de los hombres de cualquier época. Durante siglos, las únicas respuestas a este pavor atávico las dieron la filosofía y la religión. Sin embargo, en el siglo XXI la ciencia ha crecido lo suficiente para, al menos, esbozar ciertas ideas que podrían conducir en un futuro a eliminar o retrasar enormemente el fallecimiento involuntario de las personas.

'La conquista de la muerte'
VV. AA
Editorial: LibrosEnRed
Ese es el tema de La conquista científica de la muerte (LibrosEnRed, 2008)  El libro está escrito por diversos autores, la mayor parte de ellos científicos de diferentes especialidades. La primera parte examina varias maneras de prolongar la vida de manera radical, mientras que la segunda aborda los aspectos éticos que se derivarían de una expectativa de vida muy superior a la de hoy.

Desde mi punto de vista, la obra peca de un cierto optimismo interesado. Al fin y al cabo la organización que está detrás de su publicación, conocida como el Inmortality Institute, requiere de fondos privados para proseguir sus investigaciones. Así, algunos autores afirman que antes del 2050 existirán terapias genéticas que permitirán incrementar la esperanza de vida indefinidamente, e incluso transformar un organismo envejecido en uno joven.

Para alcanzar ese ambicioso objetivo se plantean soluciones de variada índole. Quizá la más prometedora a corto plazo sea la investigación en células madre. Estas tienen la capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula, lo que teóricamente permitiría una renovación celular completa. Algunos tratamientos han conseguido ya incrementar la esperanza de vida en ratones. El siguiente paso sería intentarlo con primates. 

Otra propuesta alternativa es la nanomedicina, consistente en introducir en el cuerpo robots minúsculos del tamaño de una célula que funcionaran de manera mucho más eficiente que nuestras herramientas biológicas. Se mencionan posibilidades todavía más futuristas como transferir la conciencia de un ser humano a un ordenador, donde quedaría a salvo de cualquier accidente. También se explora el campo de la criónica, que consiste en preservar a bajas temperaturas a personas muertas para que sean revividas en el futuro, cuando la ciencia haya avanzado lo suficiente.

En la segunda parte del libro, se analizan las consecuencias que provocaría un incremento radical de la esperanza de vida, tales como una posible superpoblación, una alterada conciencia del tiempo o incluso el hastío que podría producir la perspectiva de una existencia sin límite. Con algunas excepciones los autores se muestran a favor de extender la vida, utilizando argumentos filosóficos, estadísticos o incluso experiencias personales para defender su postura.

En resumen, La conquista científica de la muerte es una lectura interesante para quien tenga curiosidad en el tema, pero en mi opinión las conclusiones más alentadoras deben, cuanto menos, ponerse en cuarentena a la expectativa de lo que la ciencia pueda ofrecernos en las próximas décadas.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

El momento de la verdad para Kristin Cashore (Preview de Bitterblue, tercer libro de la saga de los Siete Reinos, de Kristin Cashore)


Javier Allué (@javiallulli)

Tras la aparición fulgurante de Graceling y la confirmación de Fuego, Kristin Cashore presenta estos días en Madrid su tercera novela, ésa que tiene que servirle para confirmar su  progresión como escritora. 

'Bitterblue'
Kristin Cashore
Editorial: Roca Editorial
Kristin Cashore, joven escritora de Boston, sorprendió a los lectores del género con la publicación de su primera novela, Graceling, hace ya 4 años. Una historia de planteamiento bastante rompedor, que a primera vista llama desde la estantería de una librería, enterrada entre los tópicos de los que, endémicamente, se ve aquejado este género. No es un soplo de aire fresco, pero si la promesa, la esperanza de una nueva alternativa a los arquetipos, que podía llegar, con los años, a proponer historias distintas. 

Sus dos primeras novelas, desgraciadamente, no escapan a la pauta marcada tantas veces por ese guión prestablecido: una mujer rebelde e independiente que, dotada de algún tipo de don (en esta ocasión, tenemos las ideas de las gracias y los monstruos), desafía al poder establecido y a la injusticia a la par que vive una entrañable historia de amor. Las dos lecturas casi pueden encasillarse en mero entretenimiento que, eso sí, podría escalar hacia cotas más altas cuando Cashore sea capaz aprovechar todo su potencial en cuanto a imaginación, planteamiento y desarrollo de la historia. Las gracias (dones especiales de personas con ojos de distinto color) y los monstruos (seres de vivos colores capaces de afectar a la percepción y los instintos del resto) son ideas interesantes, con muchas posibilidades de explotación por delante, pero que deben ser tratadas sin caer en el recurso fácil. 

Del mismo modo, el mundo que se ha creado al respecto, los Siete Reinos, piden ser desarrollados para no dar esa imagen de territorio plano, acotado, estrecho. La prosa cuidada y su capacidad para crear historias son notables, aunque en ciertas ocasiones hacen frenar el ritmo de la novela hasta límites peligrosos. En definitiva, Kristin es una escritora con futuro, con una imaginación desbordante en bruto y un estilo cuidado y limpio que aún puede pulirse un poco más. Sus grandes debes, la lentitud en el desarrollo de las historias y el previsible carácter de los personajes, lo que hace que la historia pierda esa chispa de originalidad que atrae al principio.

Ahora lanza su tercera novela, donde nos contará la historia de Bitterblue (la Gramilla de Graceling) [Roca Editorial], con muchos guiños a su primera novela y, de nuevo, el guión de una joven rebelde y no acorde con su puesto de Reina de Monmar. Acompañada de dos ladrones, uno de ellos graceling, Gramilla tendrá que encontrar su propia identidad y librarse del yugo y el recuerdo de su padre, el eterno villano de la autora. 

Esta publicación será un examen. Ejercerá de juez tanto o más que los propios lectores, ventas y editores. El estilo y la evolución han de verse ya reflejadas en la madurez de una escritora que comienza a ser veterana en este mundo. No sirven debuts ni buenas ideas: Cashore ha de confirmar que supera los tópicos de la literatura fantástica más castiza y previsible y entra en el selecto grupo de escritores triunfadores en un género saturado y complicado. Está en sus manos, en sus páginas. Es su hora de la verdad. 

lunes, 10 de septiembre de 2012

El gol como rima (Reseña de 'Un balón envenenado. Poesía y fútbol' VV.AA.)

Juan Diego Mora (@Juandi_mora)

El amor y el desamor necesitan de musas. En el fútbol, los sinónimos más próximos son la victoria y la derrota, y los hombres vestidos de corto las musas más despampanantes. Y es que en el fútbol también hay espacio para la poesía, o la poesía tiene un buen lugar de inspiración en las pasiones que provoca, siempre tan similares al amor.

'Un balón envenenado'
VV.AA
Editorial: Visor de Poesía
'Un balón envenenado. Poesía y fútbol' enseña la parte más futbolera de grandes poetas y escritores. Conmemorando la publicación del su libro 800, la editorial Visor ha abordado el fútbol como materia poética con la selección del poeta Luis Garcia Montero y del editor Chus Visor para la causa.

El que escribe no es aficionado a leer poesía. No por falta de interés sino de tradición. Sin embargo, la temática futbolera agrada a un periodista que escribe sobre si la pelotita entra o deja de entrar todos los días. El acercamiento fue agradable. Tal vez, el prólogo en forma de ensayo y los textos más cerca del gol que de las declaraciones de ideas, ideología o amor consiguieron su objetivo.

250 páginas en las que Alberti, Celaya, Galeano, Benedetti, Miguel Hernández, Gerardo Diego e incluso Sabina se reúnen para hablar de fútbol. Para elevarlo a los altares, para recordar tardes de tierra, balones artesanales y porterías medidas con mochilas y cazadoras como palos y la necesidad de una asamblea para llegar al acuerdo de que altura tendrá el travesaño imaginario.

Piezas poéticas sobre Pelé, Maradona, Puskas o Messi. Auténticas odas de amor a Platko (curiosidad del Alberti menos ortodoxo) y lamentos arbitrales nunca mejor expresados.

Una antología elegida por aquel que vive el fútbol y que sabe que significa asistir a un estadio para ver perder a tu equipo. Bajar las escaleras que dan acceso a las gradas con la certeza de que el corazón roto deberá recuperarse para el domingo siguiente. Salir a la calle, bufanda al cuello soñando con los goles anotados, y los fallados. Y al llegar a casa -en un arrebato tan insensato como suicida- poner la televisión para seguir viendo fútbol.

Porque aunque parezca un deporte de caballeros practicado por villanos, tiene algo. Tal vez no siempre preciosista ni dramático. Pero tan solo hay que leer a grandes poetas de nuestro tiempo para entender que -fuera del hastío provocado por los Madrid-Barça - hay una pasión inexplicable (como en el amor), una necesidad irresistible de verlo (como en al amor) y una gran alegría cuando triunfa el amor (o tu equipo mete gol).  

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Debate | Pensamiento crítico, la base de nuestra supervivencia


Rocío Nuñez (@potablava13)


La Literatura durante mucho tiempo fue considerada una disciplina elitista, digna de las clases pudientes. Con el paso de los siglos y con la escolarización de los niños de clase media e incluso, afortunadamente, de los más pobres, leer libros ya no era algo extraño ni típico de ricachones, sino que la lectura fue básica para que la gente, independientemente del dinero que llevara en la cartera, pudiera tener un cierto criterio, por lo tanto crecer, lo que nos ha llevado a pensar en muchas ocasiones, así pues, a desarrollar un pensamiento crítico ante nuestra sociedad.

Hace unos días un portavoz de Hacienda justificó la subida del IVA en productos culturales diciendo que la Cultura es espectáculo, y en parte tiene razón. Claro que la Cultura es espectáculo; es el maravilloso espectáculo del aprendizaje y aprender es básico para sobrevivir, y más en estos tiempos en los que la libertad de expresión está viviendo uno de sus mayores azotes. Aprender a pensar es tan importante como respirar. Seguramente muchos de ustedes pensarán que estoy exagerando, pero yo dudo que la ignorancia dé la felicidad, es más, lo afirmo.

Las estadísticas dicen que una de cada tres familias no podrá comprar los libros de texto del nuevo curso que está a punto de empezar. Supongo que estos libros para los ministros que han decidido recortar en derechos y subirnos el precio de vivir también creerán que la Educación obligatoria en nuestro país es puro entretenimiento,  por ello han decidido hacinar a los alumnos en las aulas, bajar los sueldos a los docentes y recortar los recursos necesarios para una Educación pública y de calidad. Si la Educación obligatoria parece haberse convertido en un lujo, imagínense la postobligatoria. En Cataluña, desde donde escribo, los estudiantes universitarios hemos sufrido una subida en nuestras matrículas del 66,7%. Tanto unos estudiantes como otros tendremos que hacer frente a la subida de los libros que nuestros profesores nos obligarán a comprar. Resulta cómico, por no decir vergonzoso, que un país como España que tiene un gran problema con la piratería se permita el lujo de ser el Estado que más pagará de IVA en productos culturales en Europa. La piratería, ya sea de libros, discos o películas, se multiplicará, y ya no por capricho o por comodidad, sino por necesidad.

La Literatura nos ha hecho entender quienes somos. Homero, Petrarca, Shakespeare, Unamuno, Cortázar, Sampedro y otros muchos más han sido nuestros pulmones, nuestro corazón y nuestro cerebro. Nos han dado una identidad para que cada lector formara la suya propia, nos han descubierto mundos dentro del nuestro propio, nos han mostrado qué es la libertad y nos instigado a luchar por ella y, sobre todo, nos han enseñado a pensar por nosotros mismos, cosa que a los que gobiernan no les interesa porque quieren a entes sin cerebro que aplaudan, como ellos hicieron en el Congreso al anunciar los recortes, sus propias muertes.

Respiremos. Vivamos. Aferrémonos a la Literatura mientras los medios de comunicación siguen vendiendo falacias y nos hacen sentir culpables. Perdámonos por las páginas de aquellos que se atrevieron y se atreven a pensar y pongámosles en duda. Vamos a atrevernos a ser críticos, se lo debemos y nos lo debemos. No permitamos que nadie nos robe nuestro derecho del libre pensamiento y enfrentémonos a nuestros miedos. Créanme, no hay arma más destructiva contra el poder autoritario que una buena formación crítica, y para ello nuestra aliada es la CULTURA. Sí, con mayúsculas.

martes, 4 de septiembre de 2012

Conociendo a Cabria (Reseña de ‘Impar y rojo’ .- Óscar Urra)

Luis Royo Antín (@luisroyoantin)

La primera novela de Óscar Urra, ‘A timba abierta’, irrumpió en el género negro con maestría literaria, notable éxito de público y personajes, lugares y tramas poco recurrentes entre los escritores más ilustres y/o de moda del país hasta la fecha. Ante semejante derroche de novedades, el detective de la obra con la que el madrileño debutó, Julio Cabria, pedía a gritos una continuación que diera más cancha a sus peripecias. Finalmente, surgió un trío de novelas con un Madrid desenfadado como escenario -Tirso de Molina y alrededores-, un ludópata de timbas como protagonista y un estilo literario a camino entre lo poético, lo irónico y lo canalla, casi rozando una combinación con las dosis adecuadas de cada uno de los ingredientes.

'Impar y rojo'
Autor: Óscar Urra
Editorial: Salto de Página
El segundo de los libros de la saga, ‘Impar y rojo’, tiene un papel especial al ser la novela de ‘transición’, la que es capaz de hacer que, al llegar a la última página, el lector opte por desenfundar el tercer tomo o por, en su defecto, bajarse del barco y abandonar la serie jurándose no volver a leer ni un solo texto que tenga a Julio Cabria como protagonista. Las segundas partes, y más en novela negra, tienen ese punto de emoción tan decisivo y exigente para el escritor: lograr enganchar a los lectores o morir. Una de dos. 

Desgraciadamente, en ‘Impar y rojo’ no podemos disfrutar de una historia en exceso diferente a la que ya nos han contado en otros libros y películas. En este episodio, Cabria debe investigar a un asesino en serie que deja naipes sobre cada uno de los cuerpos de sus víctimas. Un hilo argumental que a ojos de muchos lectores no pasará al rango de novedoso o sorprendente. 

El gran valor de la novela, en cambio, recae en la faceta más personal del detective. Si en la primera apenas aparecían menciones a su vida privada y a su parte más sentimental, en ‘Impar y rojo’ podemos conocer más en profundidad a Cabria. 

Esta vez, su hija -un personaje que ya deja entrever mucho juego en la novela de apertura de la serie- tiene un mayor protagonismo. Las emociones salen a relucir cuando juntos, al ritmo de Extremoduro sonando en el equipo musical del coche y al calor de unas conversaciones de veinteañera a perdedor, acuden a un chalet en las afueras de Madrid a investigar uno de los asesinatos. En el otro extremo de la familia, su hermano –un cura que tiene ciertos vínculos con las drogas- centra otras escenas en las que los sentimientos de Cabria no se quedan dentro y afloran con cierta valentía. Además, por si fuera poco, el amor tiene una cabida estelar en la novela, gracias a uno de los personajes de ‘A timba abierta’, Nadia, que reaparece en esta segunda entrega con mucho que decir. 

Aunque la trama podría haber contado con mayor complejidad, todos los aspectos personales ayudan a perfilar todavía más al protagonista y a abrir suficiente el apetito para la tercera y hasta ahora último cartucho de la serie: ‘Bacarrá’

lunes, 3 de septiembre de 2012

Bella búsqueda de ilusiones (Reseña de 'Prométeme que serás libre' .- Jorge Molist)

M.J. Secorún (firma invitada)

Comencé a adentrarme en esta historia de intrigas y promesas sin mucho entusiasmo, ya que las historias de piratas nunca me han llamado demasiado la atención, pero enseguida descubrí que 'Prométeme que serás libre' está llena de belleza, con una descripción de paisajes que te deja atónito, con la valentía de aquellos hombres que lo que más amaban era su libertad. Una historia tierna, llena de emociones y con un final cuyo único objetivo es cumplir sus promesas de amor, de ternura, de trabajo… 

'Prométeme que serás libre'
Autor: Jorge Molins
Editorial: Temas de Hoy
A medida que vas consumiendo páginas, investigas y enseguida compruebas que es una historia increíblemente documentada en fechas, lugares y personajes. Un libro con un gran trabajo y mucha investigación por parte de su autor, Jorge Molist; donde todo resulta intrigante y lleno de belleza y pasiones. 

En 1484, un pequeño pueblo costero es atacado por una galera pirata. Ramón Serra muere defendiendo a su familia, pero su hija y su esposa son secuestradas por los piratas, pero sus dos hijos, Joan y su hermano pequeño logran salvarse. Joan promete buscar a su madre y hermana y cuidar de su hermano. Huyen a Barcelona, donde son acogidos en un monasterio y trabajan a cambio de comida y asilo. Joan logra trabajo en una librería, en una familia que llega a querer como a la suya propia. También conoce el amor de Anna. Su pasión son los libros, aprender a leer y hacerse librero

Joan se entera de que la aldea no fue atacada por piratas, sino por la flota del mismo Rey. Entonces Anna tiene que huir con su familia perseguida por la Inquisición. Él es detenido por un robo que no cometió y es mandado en un galeote donde participa en batallas y recorre medio mundo. Luego marcha a Roma, donde por fin se hace librero, una de sus ilusiones. Otra, es encontrar a su madre y hermana y por último intentar recuperar el amor de su amada. Un final, que no desvelaremos, pero que si lo sintiera en mis carnes llegaría a ser una estrella en el cielo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...