viernes, 28 de diciembre de 2012

Cuando lo mísero se vuelve irónico (Reseña de 'Los miserables' .- Víctor Hugo)

Carlos Gamissans  (@gamissans)

'Los miserables' es una obra de riqueza literaria difícil de igualar. Extensa, épica, escrita en una época en que los escritores (y Víctor Hugo especialmente) eran los faros de una sociedad que se destruía y reconstruía entre revoluciones sangrientas, es una de las obras imprescindibles para cualquier amante de la literatura. El autor quiere contar la historia de su país desde la óptica de los olvidados, de quienes son maltratados por una sociedad injusta que no premia la bondad, o incluso parece castigarla. 

Jean Valjean, el inolvidable protagonista, sufre más que nadie la crudeza del sistema. Condenado a prisión por robar el pan que su familia necesitaba para sobrevivir, trata de escapar y como resultado se multiplica su castigo. Al salir es un hombre condenado a llevar de por vida el estigma del ladrón, a deambular sin rumbo y sin hogar y a ser el eterno fugitivo cuya pena no se consume nunca. Pero en cuanto recibe una prueba de bondad que interpreta como una señal divina, su corazón revive y decide dedicar todas sus energías a ayudar a los desgraciados. 

'Los miserables'
Autor: Víctor Hugo
Editorial: Austral
Leí 'Los miserables' en un mísero documento de Word, en una traducción mala de origen o empobrecida en su traslación digital. Quizá fuera mejor así. Pese a los numerosos errores, los artículos fuera de lugar y las palabras que no existen en nuestra lengua, pude apreciar la calidad de la prosa de Víctor Hugo. Pero no fue eso lo que más me llamó la atención, sino el elenco de personajes cuyas historias, inconexas en apariencia, se enlazan como las notas de una bella melodía. 

Gavroche, el niño filósofo que corre libre y abandonado en las calles de París, como el hombre salvaje de Rousseau en su versión urbana; Cosette, la joven adoptada por Jean Valjean que personifica la inocencia; Marius, el orgulloso revolucionario que desafía a la represión de la autoridad sin miedo a perder la vida; Javert, el policía que persigue a Jean Valjean con un fanatismo criminal. Y tantos otros seres a los que Víctor Hugo da alma, cuyas historias nos conmuevan porque son tan humanas que nunca dejarán de serlo. Personajes que se dejan llevar por sus sentimientos y por sus ideales, sin perder nunca su sentido del deber; personajes que no dejan de sufrir pero tampoco de amar. 

Cuando murió Víctor Hugo, se le enterró con los honores de un rey. Autor comprometido en política, capaz de leer y traducir el siglo XIX francés mejor que cualquier historiador, supo dar voz a los mudos y poner en primer plano a quienes siempre se quedan fuera de cámara, como diríamos en estos tiempos audiovisuales. 'Los miserables' es su mejor obra. Nunca decae pese a su longitud, nunca cae en la pedantería ni siquiera cuando explica la rebelión de junio de 1832 o la batalla de Waterloo. Su relato da sentido a la esperanza, porque los hombres humildes zarandeados por la historia pueden encontrar el amor entre los escombros.

2 comentarios:

  1. Lleva mucho tiempo entre mis pendientes este libro. Y desde luego me dejas con ganas de sacarla de una vez de esa lista. Una gran reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. He encontrado casualmente esta reseña sobre mi autor favorito , Víctor Hugo.
    En su versión original,me cautivó "Notre Dame".Recuerdo como sí allí hubiera vivido y en otros tiempos,la miseria de" la cour des miracles".Es increíble como la literatura puede dejar en tú subconsciente,llegando a ser colectivo,una sensación de "déjà vu".En múltiples ocasiones he podido compartir el sufrimiento ajeno con todo tipo de seres humanos,hombres,mujeres,viejos,niños,ricos,pobres,cultos,analfabetos,sinceros y mentirosos.Y cuando tomo distancia de mi actividad profesional,me siento orgullosa de poder ayudar a desconocidos.
    Cuando todo se vuelve "miserable",yo me acuerdo del sufrimiento descrito por V.Hugo, y me siento como él,en un observatorio social.
    La literatura ayuda a llevar el peso de nuestra miserable condición humana.
    Le deseo ilusión en sus proyectos y resistencia ante las adversidades.
    Con mis mejores intenciones, próximas a las de J.G.M,
    F.Y.R

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...