lunes, 3 de junio de 2013

Echando la vista atrás (La retrospectiva de Reverte en 'El tango de la vieja guardia')

David Sediles (@davizoaf)

'La tabla de Flandes' fue la tercera obra que publicó Arturo-Pérez Reverte allá por 1990 en los inicios de su carrera como escritor. Atrás quedaban 'El húsar' y 'El maestro de esgrima', las dos primeras aproximaciones de Pérez-Reverte a la novela con una extensión inferior a la media que después mantendría. 

Es interesante revisitar este libro ahora que tras la publicación de 'El tango de la guardia vieja' el autor declaró que ese es el que debería haberle seguido. Pero abandonó el proyecto hasta 20 años después porque consideró que carecía de la experiencia vital para llevarlo a cabo satisfactoriamente. 

'La tabla de Flandes'
Autor: Arturo Pérez Reverte
Editorial: Alfaguara
'La tabla de Flandes' tiene varios puntos en común con el que no llegó a ser su sucesor. El primero, anecdótico, es que en ambos hay un personaje llamado Max que se dedica a vivir de las mujeres. Aunque en la segunda es el protagonista y tiene buenas maneras y sus reglas y en la otra es un secundario que está muy lejos de tener ninguna de las dos. Y el segundo es la presencia del ajedrez. Aunque mucho más importante en 'La tabla de Flandes' que en 'El tango de la guardia vieja'. 

Pero los parecidos con la que finalmente fue su sucesora prevalecen sobre la obra pospuesta. La estructura general de 'La tabla de Flandes' tiene más similitudes con 'El club Dumas'. En ambas cae en manos del protagonista una valiosa y antigua obra de arte que trae la muerte desde el pasado al presente. Y en ambas el misterio a resolver es el motor de la trama y el suspense que crea, bien administrado por el autor, es lo que engancha al lector. En 'La tabla de Flandes' el propio Pérez-Reverte se ríe de sí mismo diciendo por boca de un personaje “oye, esto lo coge Agatha Christie y hace un novelón”. 

En cambio en 'El tango de la guardia vieja' el peso de la novela recae sobre una pareja sin más artificios que su relación y su evolución. Con unos pocos toques de acción, eso sí. Por esto se corrobora la explicación del escritor de que tuvo que guardarla 20 años en un cajón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...