viernes, 3 de marzo de 2017

Antígona en el siglo XXI (Reseña de 'Antígona' de Sófocles)

Para entender el presente hay que conocer el pasado. Esta es una frase tan manida como cierta. Solo hay que hojear algún ensayo histórico, tirar de hemeroteca o recordar lo estudiado.
Sin embargo, todo esto toma otra dimensión cuando leyendo tragedias griegas escritas hace casi 2500 años te encuentras pasajes y frases lapidarias que podrías extrapolar al presente.

'Antígona'
Sofocles
Ed: Penguin Clásicos
Esto me ocurrió leyendo 'Antígona' de Sófocles. Llegueé a esta obra tras leer 'Edipo Rey' por un miniclub de lectura de "teatro para neofitos" propuesto en el foro amigo 'Ábrete libro'. Mi objetivo era leer algo diferente que se saliese de mi zona de confort lectora. Y me sorprendió gratamente. Pero me gustó todavía más el debate que se creó en el foro y que me animó a escribir este post. Algo así como Antígona en el siglo XXI.

Tras el mal presagio hecho realidad en 'Edipo Rey', la ciudad de Tebas es reinada por los hermanos de Antígona. Estos llegan al acuerdo de turnarse el poder siendo rey cada uno por intervalo de unos años. Una protolegislatura.

Sin embargo, como en toda tragedia griega algo sucede. El poder se sube a la cabeza y ambos mueren asesinados por el otro. Doble K.O.

Esto deja a Antígona en una situación extrema cuando uno de sus hermanos es considerado traidor por matar al rey vigente y Creonte - el nuevo rey por falta de descendencia real- impone que este no sea enterrado y sirva de comida para los carroñeros.

Antígona, primera heroína femenina de la literatura universal y mujer de principios férreos irá a dar sepultura a su hermano y será apresada.¿Por qué? Porque ella cree que es un deber para los ciudadanos el rebelarse contra las leyes injustas.

Cuando nuestra protagonista se ve cara a cara con Creonte comienza una discusión que bien podría ser interpretada en nuestros días.

Antígona luchará contra una ley impuesta por el rey sin consultar al pueblo (todo esto en la patria histórica de la democracia) Aceptará su condena a muerte, pero no sin antes cuestionar -junto a Hémon (hijo de Creonte y prometido de Antígona) la validez de ésta.

En este punto, Sofocles formula una pregunta universal en boca de nuestra heroína sobre el caciquismo, la hipocresía y la injusticia:
"¿Qué prueba de fuerza es matar de nuevo al que está muerto?".

El lector se pone de parte de Antígona que -¿la primera feminista de la literatura universal?- que antes ya había discutido con su hermana. Ismene, menos guerrera, que no cuestiona en ningún momento el poder establecido e intenta detenerla.

"El obrar por encima de nuestras posibilidades no tiene ningún sentido"
"Nos mandan los que tienen más poder , de suerte que tenemos que obedecer"

Una conversación escrita hace 25 siglos -que se dice pronto- pero que bien podría darse en una reunión familiar donde unos padre conciliadores intentan que su hijo no vaya a la manifestación convocada o acate lo que establishment rige.

Estos padres se apoyan en lo que ellos creen que es lo normal. En palabras de Creonte:
"Las cosas son así y no se pueden cuestionar"

Sin embargo, Ántigona sigue erre que erre y no se deja intimidar y defiende sus acciones ante el sistema injusto:

"Así que deja que yo y la locura, que es solo mia, corramos este peligro".

Y no es le única, ya que su prometido, Hémon recuerda a su padre lo honesto que fue antes de ser rey y como defendió al pueblo -en 'Edipo Rey'- ante las adversidades. La frase nos recuerda a alguno de nuestros gobernantes actuales (y las famosas puertas giratorias).

"Ninguna institución ha surgido peor para el hombre que el dinero"

La obra termina con una llamada a la cordura
"La cordura es con mucho el primer paso de la felicidad. [...] Las palabras arrogantes de los que se jactan en exceso, tras devolverles en pago grandes golpes, les enseñan en la vejez la cordura"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...